Imagen: bee-side(s)

Un perro que vagabundea por la calle en verano está expuesto a peligros como atropellos, malos tratos o padecer hambre y sed. Los perros abandonados por propietarios crueles dependen por completo de la actitud de las personas que les encuentran para salvar su vida y tener oportunidad de encontrar un nuevo hogar. Sin embargo, algunas dudas asaltan a quienes hallan un can desamparado en vacaciones: ¿qué hago con el perro abandonado?, ¿cómo puedo acercarme al animal?, ¿dónde acudir con el can rescatado? o ¿cómo actuar si decido quedarme con él?

Más de 109.000 perros fueron abandonados por sus dueños en España, solo durante 2010

Por desgracia, todavía hay quien abandona a su perro en verano, muchas veces con el fin de evitarse supuestas dificultades y problemas a la hora de planificar sus vacaciones. Esta práctica cruel y deplorable está castigada con un máximo de tres años de cárcel.

Según el último estudio de la Fundación Affinity sobre abandono de animales en España, no se abandonan más animales en verano, aunque el porcentaje de perros recogidos durante el segundo cuatrimestre del año (a partir de junio) sí es algo superior que durante el resto del año. Un total de 109.074 perros fueron abandonados en España, solo en 2010, según este informe.

Por otro lado, este estudio revela que los ayuntamientos y sociedades protectoras españolas recogen, a diario, 400 perros y gatos de la calle. “España aún es un país con un grave problema de abandono de animales. Si las protectoras recogieran todos los animales que les llegan no darían a basto”, comenta Arancha Sanz, abogada de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid (SPAP).

¿Qué hago con el perro abandonado?

Un perro que vagabundea por la calle necesita nuestra ayuda

El perro que vagabundea por la calle, porque ha sido abandonado por sus dueños, necesita ayuda. El animal depende de las personas para tener refugio, alimento, agua y la atención sanitaria que pueda precisar. La vida del can abandonado en vacaciones corre riesgo, si no recibe ayuda.

Por otro lado, es posible que el perro se haya extraviado y sus dueños lo estén buscando. Por ello, conviene acercarse o consultar sobre sus dueños en la clínica veterinaria más cercana al lugar donde se halle el animal. Los doctores podrán comprobar si el perro lleva microchip que ayude a localizar a sus propietarios. La lectura de este pequeño dispositivo, que está colocado bajo la piel del cuello del animal, es gratuita. Y, en caso de que el perro esté extraviado, podrá volver a casa con sus dueños.

Además, un can desorientado que vaga por la carretera puede suponer un peligro para los conductores. Un animal que se cruce delante de un coche puede originar un accidente de graves consecuencias. Todas estas razones explican la importancia de comprometerse para poner a salvo al perro abandonado.

¿Cómo puedo acercarme al animal?

Un perro abandonado en verano, sobre todo si lleva varias horas (o días) vagando, necesitará agua. Los perros son más sensibles que nosotros a las altas temperaturas, a las que no pueden hacer frente igual que las personas. El can no puede sudar, y su alta temperatura corporal (39ºC) le sitúa con facilidad al borde de un mortal golpe de calor.

Por ello, si se tiene agua disponible, es importante ofrecérsela al perro para que beba. En caso de notarle muy acalorado (porque el can jadee de manera acelerada, y se le note débil) es recomendable remojar su cuello, así como colocarle en una zona con sombra.

Tanto si necesitamos llevar al perro a una clínica veterinaria cercana, como si debemos mantenerlo a nuestro lado hasta que llegue algún servicio de recogida de animales, habrá que ganarse su confianza. Pero no siempre es fácil acercarse a un perro asustado, desorientado y traumatizado porque no encuentra a sus dueños.

Lo importante a la hora de acercarse a un perro abandonado es hacerlo con tranquilidad, sin hacer movimientos bruscos o levantar la voz. Hay que procurar que el animal no se asuste porque puede huir y sufrir un atropello. Si se le ofrece agua y algo de comida, es probable que el perro se sienta más protegido y seguro.

¿Dónde acudir con el can rescatado?

Una clínica veterinaria puede ser una buena opción para acudir con un perro abandonado en verano, tanto para comprobar si tiene microchip, como para que nos faciliten el teléfono de un centro de recogida de animales de confianza. También existe la opción de que la persona que encuentra al animal lo lleve en coche a un albergue de animales.

Los servicios de recogida de animales abandonados son escasos. Por ello, en caso de no poder acompañar al perro a un centro de adopción donde lo acojan, existe la opción de llamar al teléfono gratuito 062, del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), o al número 112.

¿Cómo actuar si decido quedarme con él?

La alternativa de quedarse con un perro que se ha encontrado abandonado es estupenda, siempre que la adopción sea responsable. En cualquier caso, hay ciertos trámites necesarios antes de lograr convertirse en los dueños legales del perro. Entre ellos, denunciar ante la policía el abandono del perro.

Si, transcurridos quince días, nadie reclama la pérdida del can, el adoptante podrá iniciar los trámites para inscribirse como nuevo propietario del perro. Puede ocurrir que el animal tuviera microchip. Entonces, hay que dar de baja los datos que contiene e implantar otro con los datos de los nuevos dueños.

Una vez que el perro está en casa, es recomendable llevarle al veterinario para llevar a cabo un chequeo. De esta manera, se podrá comprobar si el perro está desparasitado de manera interna (parásitos intestinales) y externa (pulgas y garrapatas), así como su estado general de salud.

 

 

 

Autor: Carolina Pinedo                                                       Web: www.consumer.es