Autor: Acogelos.org

 

Perro con chuche

Cuando el perro es un mal comedor,  no come, o come poco es un dolor de cabeza cuando nuestro amigo perro es un mal comedor. Una mala alimentación baja en nutrientes es el inicio de muchas enfermedades de los perros. Antes que eso pase, unos consejitos para educar al perro a comer bien.

 

Horario fijo para el perro comer

Lo primero que hay que marcar son horarios fijos para comer. Si no lo haces, el perro estará mal acostumbrado y siempre pedirá comida como se fuera un gato.

Tiempo limitado para el perro comer

La comida no debe estar a la disposición del perro durante todo el día, sí éste es un perro mal comedor. Marque unos veinte minutos para que pueda comer, si no come, retírale el plato. Así el perro aprenderá que esta es la comida que le corresponde y que tiene hora para comer. No pienses que serás un mal dueño por quitarle la comida o que el perro morirá de hambre. Nada de eso es verdad, estás educando a tu perro.

No facilites otro tipo de comida al perro

Dar un trocito de pan, los restos de la comida o una galleta es un error que cometemos todos los amigos de los perros. Ya sabemos que los perros son irresistibles, sin embargo facilitar una alternativa al pienso es un error y un paso más en tener un perro mal educado y lleno de caprichos en casa.

No sirva la comida al perro después de los ejercicios físicos

Nunca sirva la comida y el agua al perro luego después de una larga caminada o una sesión de juegos. El perro, excitado con las carreras,  puede tener un problema digestivo si bebe o come con vorágine. Y de comer muy rápido puede llegar a vomitar.

No de más pienso al perro de lo que corresponde por su peso

Un perro obeso es un perro enfermo. Y para evitar perder a su amigo antes del tiempo, lo mejor es evitar engordar al perro con raciones de pienso más grandes de lo que estipula el fabricante de la comida para perros. Habrá días que el animal no quiere comer mucho y otros que quiere comer mucho más pienso que lo que le toca este día. No le haga caso a los gemidos y caritas de tu perro, si no come retírale el plato, si quiere más no le sirva más comida.