La Consejería de Economía y Políticas Sociales ha informado de un nuevo caso de rabia en Melilla. Esta vez es un un perro mestizo joven marrón. Se hallaba en compañía de unos niños cerca de la Unidad de Urgencias del Hospital Comarcal, cuando fue capturado por la Policía Local. Es muy importante que las personas  que hayan podido tener contacto con el animal, acudan a de la Dirección General de Salud Pública y Consumo para vacunarse.

La rabia es una enfermedad transmitida tanto por animales salvajes como domésticos. El contagio se produce principalmente por mordedura y en menor medida por contacto con la saliva sobre heridas o mucosas.

El período de incubación puede oscilar entre 21 días y 6 meses. Cuanto más cerca se produzcan las mordeduras del cerebro, más rápido será el periodo de incubación, ya que los virus se desplazan por los nervios desde el punto de inoculación hasta alcanzar el encéfalo.

Melilla es una zona endémica de rabia debido a la proximidad con Marruecos donde la enfermedad presenta una alta incidencia tanto en animales como en personas. Algunos de estos animales penetran en la Ciudad provocando habitualmente casos de rabia, sobre todo canina.

Rabia

Síntomas

Los síntomas típicos de la enfermedad en perros son los siguientes: agresividad, los animales vagan sin rumbo fijo pudiendo recorrer grandes distancias mordiendo a personas y a otros animales que pudieran encontrar en su camino. La enfermedad evoluciona con ataxia, paresias y parálisis generalizadas, que desembocan en la muerte por parálisis respiratoria en un plazo de unos 7 días desde la aparición de los primeros síntomas. Otros síntomas que se pueden presentar son: afonía, estrabismo y sialorrea (espuma por la boca, debido a la imposibilidad de deglutir la saliva por parálisis faríngea; no es un síntoma frecuente). Existe un tipo de rabia llamada “muda” que prácticamente cursa sin síntomas hasta que aparece la parálisis mortal.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza mediante técnicas laboratoriales (Inmunofluorescencia  indirecta y PCR) en el Centro Nacional de Microbiología del Instituto Carlos III de Madrid. Una vez que se produce el fallecimiento del animal, se le extrae el cerebro y es enviado al laboratorio bajo condiciones de máxima seguridad, donde en un plazo de 24-48 horas se realiza.

El tratamiento de la enfermedad en animales es preventivo mediante la inoculación anual de vacunas, y en personas mediante inmunoglobulinas específicas y vacunación tras la exposición, siguiendo la pauta adecuada.

En la Ciudad Autónoma de Melilla se realiza una campaña antirrábica obligatoria, permanente y gratuita de la población susceptible, lo que supone  grandes niveles de inmunidad entre los animales domésticos, por lo que la inmensa mayoría de casos se corresponden con animales asilvestrados provenientes de Marruecos.

 

Web: Sanidad Melilla

Conserjería de Presidencia y Salud Melilla