La concejala de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, ha explicado que se trata de “un texto consensuado, que recoge las aportaciones de grupos políticos, animalistas y el Colegio de Veterinarios”.

El Pleno del Ayuntamiento de Almería ha aprobado en sesión plenaria, de forma definitiva y por unanimidad, la nueva Ordenanza Municipal sobre Protección, Bienestar y Tenencia de Animales de Compañía en la ciudad de Almería. Un texto que, tal y como ha expuesto la concejala de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, recoge “el sentir general de la población” y que “está a la altura de una gran ciudad como la nuestra”.

“La nueva ordenanza municipal llega con el consenso de todos los grupos políticos, las asociaciones animalistas y el Colegio de Veterinarios de Almería, ya que hemos incorporado prácticamente la totalidad de las alegaciones presentadas al texto original”, ha explicado Cobos, quien ha agradecido “a todos aquellos que han enriquecido con sus aportaciones este texto con el que perseguimos garantizar el bienestar de todos los animales en nuestra ciudad”.

 

Gato abandonado
Control de la población de gatos ferales

La principal novedad de la ordenanza es la inclusión del Método CER (Captura-Esterilización-Retorno a su colonia de origen) para el control de la población de gatos ferales en el término municipal de Almería. Esto supone que este mismo mes de septiembre se empezará la implementación de este método con el que “queremos reintroducir a los gatos y convivir con ellos, sin limitaciones de espacio”.

Se trata de un método CER “completo”, el cual consiste en la castración, vacunación, desparasitación y microchipado de los felinos. Para llevarlo a cabo, en el Pleno de hoy se ha aprobado también una modificación presupuestaria de 30.000 euros dedicada al CER para la firma de dos convenios, uno con el Colegio de Veterinarios y otro con la Federación Animalista de Almería ‘Animali’ para su puesta en marcha.

En referencia a las colonias de gatos ferales (se suprime el término ‘salvajes’), se eliminan las restricciones en cuanto a la ubicación de las mismas e se incorpora la figura regulada del cuidador.

Otras claves de la ordenanza

La nueva ordenanza ha cambiado “sustancialmente” , tal y como ha resaltado la concejala delegada del Área de Sostenibilidad Ambiental. Además del método CER, se ha eliminado el concepto de Perros Potencialmente Peligrosos (PPP), ya que “no queremos estigmas”, y se ha prohibido, entre otras cosas, el uso de collares o instrumentos que puedan infligir años o sufrimientos al animal (de ahorque, con pinchos o eléctricos), la permanencia de animales en vehículos estacionados sin supervisión o su uso en actividades en las que pueda verse afectado.

Para velar por el cumplimiento de las normas, la ordenanza también contempla la formación de los agentes de la Policía Local y nuevas sanciones para los infractores que podrán ‘pagar’ con trabajos a la comunidad aún pendientes de definir.

Almería, más ‘pet friendly’

 

Perros jugando

 

Uno de los objetivos que se persigue también con este nuevo texto es hacer de Almería una ciudad aún más amiga de los animales. Para ello, la ordenanza contempla abrir “progresivamente” edificios municipales a las mascotas y permitir, según el reglamento interno del mismo, su entrada en el transporte urbano colectivo.

“Esta es una ordenanza de todos, con sensibilidad, rigor y a la altura de nuestra ciudad”, ha resumido Margarita Cobos, quien ha agradecido a todos aquellos que la han hecho posible, como el concejal no adscrito Joaquín Pérez de la Blanca “que fue el único que votó a favor inicialmente”, pero también a todos los que la han hecho “aún mejor con sus alegaciones y propuestas” como FdCats, Seven Lives, Animali, Pequeño Santuario Felino Black-Pepón, Colegio de Veterinarios de Almería, PACMA, Podemos Amería y Grupo Municipal Podemos, Grupo Municipal Psoe e Izquierda Unida, así como “a todas y cada una de las personas que en nombre propio han aportado”. “Entre todos aumentamos el bienestar animal y mejoramos en convivencia”, ha señalado.