El recién llegado a la familia, nuestro cachorro, ha traído consigo mucha alegría y risas pero viene sin manual de instrucciones y a veces es difícil comprender qué le ocurre. Por ejemplo, no entendemos porque, ese a su jovialidad, no quiere comer y no le hace ni caso a su cuenco lleno de pienso. Hoy te contamos por qué ocurre esto.

El sistema nervioso central de nuestro cachorro regula el apetito y la saciedad tras recibir diversas informaciones desde distintos puntos del organismo del animal. Cuando su estomago está vacío unos receptores de presión localizados en las paredes digestivas lo perciben y envían la información al cerebro que inmediatamente ordena a nuestro peludo que busque comida.

Aparte de este tipo de receptores existen otros mucho más sofisticados que detectan las cantidades de glucosa y otros nutrientes; si sus proporciones bajan, también se provocara una orden de “busca y captura de alimento”. Esto seria lo normal: un animal tiene hambre y come, aunque  existen casos en los que nuestro cachorro no tiene apetito.

¿Por qué no come mi cachorro?

Las razones de la inapetencia

Causas de comportamiento no patológicas. Existen circunstancias en los que la falta de apetito viene provocada por causas de comportamiento no patológicas, como cuando como cuando acaba de llegar a casa o cuando convive con animales dominantes. En el primer caso, daremos el tiempo suficiente para la adaptación de la mascota a su nuevo entorno y en el segundo, intentaremos poner varios comederos y en lugares separados para evitar problemas.

Un cachorro puede dejar de comer uno, dos o tres días sin que exista ninguna patología, pero si sigue pasando el tiempo y nuestro animal no come, acudiremos al veterinario para que diagnostique la causa de esta inapetencia.

Causas patológicas. Seria imposible citar las innumerables patologías que provocan inapetencia en un cachorro pero como muestra comentaremos que muchas veces un pequeño catarro que tapone su nariz provocara una inapetencia marcada, ya que nuestros peludos estimulan su apetito fundamentalmente por el olfato y si este no funciona…

Culpa del alimento. Finalmente un animal puede no comer porque la calidad del alimento en nutrientes o en estado de conservación no sea apetecible para su consumo.

No prueba el agua

Si el consumo de agua por parte de nuestra mascota desciende puede ser por:

· Causas naturales. Como épocas mas frías, menor ejercicio, alimentación que pasa de ser pienso a enlatado,…

· Causas patológicas. Como enfermedades digestivas, infecciones,…

Lo que debemos tener claro es que nuestro animal siempre tenga un cuenco de agua junto al de la comida. El líquido debe estar siempre limpio y fresco y ser fácilmente accesible.

Un perro tiene unas necesidades aproximadas de agua de 65-110 ml. por kilo de peso y día. Si nuestra mascota pierde entre un 10 y un 15 % del agua de su organismo su vida corre un grave peligro.

en caso de que el consumo de agua de nuestra mascota baje de forma radical y no se corresponda con alguna de las causas citadas anteriormente como naturales seria necesario acudir al veterinario.

 

Autor: Carlos Rodriguez                        Web: www.centrosveterinariosmascoteros.com