Seguro que alguna vez has tenido que hacer una mudanza o a lo mejor estás en ello en este momento. La verdad es que mudarse con perros puede parecer algo sencillo y fácil pero no es así. Esto ocurre también con los gatos. Es algo que no percibimos pero que puede provocarles nerviosismo, ansiedad o angustia. En ambos casos pueden causarles un estrés que muchas veces podemos evitar. Durante este artículo vamos a dar unos consejos para que esos cambios sean lo más llevaderos posible para nuestros peludos, alados y escamosos.

Mudanzas Control

 

Mudanza con perros

El nuevo hogar que hayamos elegido no siempre puede resultar tan agradable para nuestro peludo. Los perros son rutinarios y no les gustan los cambios. Unos días antes de cambiarnos de domicilio deberíamos pasear por la zona para que los lugares y olores le sean familiares cuando nos mudemos. Y si tenemos alguna zona de esparcimiento que la reconozca también y que socialice con algún can mejor todavía.

También es recomendable coger todas sus cosas, comedero, bebedero, cama y meterlas en una caja que tentamos localizada, para que el gran día sepamos donde están todas sus pertenencias y llegado el caso podamos hacer su colocación en el nuevo hogar lo antes posible.

 

Mudanza con perro

 

En la jornada que se realice el traslado es recomendable que no esté presente porque habrá mucho movimiento hasta la que ahora ha sido su casa y eso puede no gustarle demasiado. El personal que realice la mudanza estará entrando y saliendo pudiendo llegar incluso a escaparse si está muy tensionado y ve la puerta abierta. Así que mejor dejarle con algún familiar o amigo que conozca hasta que pase todo el trasiego que conlleva una mudanza.

Cuando por fin nos hayamos establecido, probablemente se pasará bastante tiempo olfateando arriba y abajo hasta que se acostumbre a su nueva vivienda. Después deberemos recuperar las mismas rutinas que teníamos hasta entonces con nuestro peludín, en cuánto a comidas, salidas, etc.

Mudanza con gatos

Sí los perros son rutinarios, los gatos son sobretodo animales territoriales, así que no, no le va a gustar nada cambiar de hogar y dejar atrás sus dominios, los cuales estarán perfectamente marcados con su olor. En las mudanzas con gatos, las consecuencias de un traslado no organizado se pueden manifestar en nuestro gato de varias formas: con un nerviosismo inusual, con miedo que puede desembocar en agresividad como consecuencia del temor, con ansiedad, incluso puede causarle una enfermedad.

Si tenemos una habitación vacía o que podamos habilitar para nuestro gato un par de semanas antes mejor. En ella meteremos su arenero, su cama, sus juguetes, su comedero y su bebedero.  Vas a tener muchas cajas, así que déjale una a él o a ella para que se pueda meter dentro. No hay nada como una caja para que un gato se sienta cómodo y protegido. Lo ideal es que tenga ese espacio o habitáculo donde se encuentre tranquilo para que el día de la mudanza pueda estar lo menos alterado posible cuando oiga que está entrando y saliendo gente, que a su vez está haciendo ruidos extraños. Esto también lo podemos hacer en nuestro nuevo hogar para darle seguridad. Si es posible dejar una televisión encendida o radio que en cierta manera se funda con los sonidos exteriores.

 

Mudanza con gatos

 

Es importantísimo que la nueva casa cumpla con las condiciones óptimas de seguridad en las ventanas, balcones etc. porque nuestro bigotudo se podría caer y perderse.

Si no quieres que tu gato te ayude a «descolocar» más las cajas, manténle en una habitación hasta que esté todo colocado en su lugar. Entonces será el momento de dejarle curiosear por su nueva casa, ya que tendrá que marcar otra vez todos sus territorios y esto no es un trabajo baladí, sobretodo si tenemos más de un gato.

Mudanzas con peces

Para realizar una mudanza con peces hay que realizar una buena planificación porque tendrás que ponerlos en bolsas de plástico selladas o bien con su acuario a la mitad de agua. No metas muchos peces en una misma bolsa y asegúrate de que está bien sellada con una goma elástica para evitar perdidas de agua.

Bolsa para pecesLo ideal es que estén a oscuras en una nevera de las que se utiliza para ir al campo, y tendrás que controlar también la temperatura. Antes de volverlos a depositar de nuevo en su tanque tendrás que dejar que el filtro funcione unas horas y rellenar de nuevo el agua que les falte. Cuantas más horas esté mejor. No dejes jamás las bolsas con los peces a la luz directa del sol.

Mudanzas con aves

Como en los gatos y en los perros tendrás que buscar un lugar tranquilo en la casa para dejar a tu ave ya que los ruidos fuertes, golpes etc. pueden hacer que se asuste y tenga un accidente en su jaula. Si puede ser una habitación que no vaya a estar transitada durante la mudanza mejor.

 

Mudanza con aves

 

Recuerda que las corrientes de aire son un riesgo para las aves. Si quieres que esté más tranquila puedes poner un trapo oscuro encima de su habitáculo, hasta que llegues a tu nuevo hogar.

Mudanzas con pequeños mamíferos

Un hámster, jerbo, cobaya o incluso conejito puede viajar en su jaula. Como en los casos anteriores el día de la mudanza lo depositaremos en un lugar tranquilo y lo podemos tapar con una tela oscura. Ten mucho cuidado con las corrientes de aire porque pueden ser fatales para ellos.

Jaula mudanza conejos

Autora: Antonia Villalba