Miedo del perro a ir al veterinario

Perro en veterinario - Foto de Tima Miroshnichenko: https://www.pexels.com/es-es/foto/hombre-perro-mascota-mono-6235242/

El miedo en consulta puede empezar antes de llegar o a la llegada del perro al centro veterinario, pudiendo mostrar diferentes signos de estrés (bostezos, relamido, jadeo, temblores, etc), así como resistencia al acercamiento o entrada a la clínica. Se ha demostrado que la ansiedad y el miedo sostenidos en el tiempo pueden tener consecuencias fisiológicas significativas para los perros, incluida la reducción de la función inmunológica y la capacidad reproductiva, el aumento del riesgo de contraer enfermedades infecciosas, el retraso en la cicatrización y un efecto negativo en la esperanza de vida. De manera que en pacientes que requieran acudir al veterinario de forma muy frecuente, el estrés crónico provocado por las visitas podría afectar negativamente a su salud física.

El estrés y el miedo de los perros durante las visitas veterinarias también afectan negativamente la atención veterinaria, disminuyendo la frecuencia de visitas y cumplimiento de los clientes para evitar el mal trago al animal y a su tutor. Además, las emociones negativas en consulta veterinaria aumentan el riesgo de agresiones dirigidas al personal del centro veterinario y a los tutores debido a la agresividad y resistencia a los tratamientos de los pacientes.

El primer paso para prevenir el miedo y la ansiedad en consulta es saber identificar el malestar del paciente. El miedo y la ansiedad en consulta pueden pasar desapercibidos, debido a un comportamiento pasivo por parte del paciente canino (inmovilización o “freeze” o conductas de desplazamiento o “fiddle”), por eso es importante fijarse en la comunicación del perro desde el momento en el que entra por la puerta de la consulta. Algunas señales como el bostezo, los lamidos de belfos, o la mirada lateral pueden indicar incomodidad en el paciente. También es importante observar si el paciente intenta evitar el contacto visual, evitar el contacto con algún objeto, se encoge o agacha con la cola baja o entre las piernas o muestra conductas de desplazamiento. Estas señales deben servir de alerta, para que el perro no llegue a necesitar mostrar intentos de huida (estrategia “flight”), esconderse, agacharse en la esquina más alejada, o incluso si se ve acorralado pueda llegar a mostrar agresividad (estrategia “fight”).

Cuando un perro ha vivido una mala experiencia en el veterinario, especialmente si es emocionalmente intensa, va a tener miedo en la siguiente visita y se va a mostrar más reticente a la entrada en consulta y a la manipulación y exploración. Si por el contrario las primeras experiencias en el veterinario son buenas, se reduce considerablemente el miedo del paciente en las siguientes visitas.

En los últimos años ha habido un incremento en la consciencia sobre el bienestar en consulta y como consecuencia ha crecido la preocupación de la sociedad y los veterinarios respecto al estrés y el miedo en los pacientes en consulta veterinaria. Gracias a esto, se han realizado estudios sobre la eficacia del manejo de bajo estrés en perros, que nos permiten mejorar la manera de atender a nuestros pacientes caninos para hacer que su estancia en la consulta veterinaria sea menos estresante.

Algunas de las estrategias que pueden contribuir a reducir el estrés en consulta serían:

  • Habituación al transportín, coche, arnés, correa y, en general, a todos los estímulos a los cuales vamos a exponer a nuestro perro para ir al veterinario. Si nuestro paciente está acostumbrado a todos estos estímulos, tendrá una fuente menos de estrés de cara a la visita veterinaria.
  • Habituación a los procedimientos veterinarios rutinarios desde cachorro mediante visitas blancas (libres de manipulaciones invasivas/dolorosas), clases de cachorros y ejercicios de habituación a manipulaciones.
  • Exploración de los pacientes en el suelo en presencia del tutor o en el regazo de este, permitiendo la interacción con su figura de referencia (hablarle, acariciarlo…).
  • Uso de juguetes con comida u otros estímulos apetitivos antes, durante la exploración y manipulaciones veterinarias y al terminar de realizarlas.
  • En caso de pacientes que muestren agresividad, debería recomendarse la habituación al bozal antes de utilizarse en consulta.

 

Perro en veterinario - Foto de Mikhail Nilov: https://www.pexels.com/es-es/foto/hombre-mujer-animal-perro-7470754/

 

Además, en algunos casos de muy difícil manejo o en los que se tengan que realizar manipulaciones dolorosas o que requieran la inmovilidad del paciente, puede ser necesario el uso de sedación inyectable.

Cuando un perro tiene miedo al veterinario es recomendable, además de seguir las recomendaciones anteriores, realizar un protocolo de desensibilización y contracondicionamiento, ya que se ha visto que puede mejorar la tolerancia del paciente a las visitas y reducir el miedo y ansiedad en consulta. De esta manera, se recomienda acudir a consulta al menos una vez por semana, para ofrecer estímulos apetitivos al perro sin realizar ningún tipo de manipulación. Y, por otro lado, se recomienda realizar ejercicios de habituación a las diferentes manipulaciones que se pueden hacer en una consulta veterinaria, en casa, en un espacio cómodo para el perro. Estas manipulaciones incluyen la exploración de boca, orejas, la manipulación de las extremidades, y del resto del cuerpo. De manera progresiva y siempre asociada con estímulos agradables para el paciente.

En conclusión, es crucial reconocer y abordar el miedo y la ansiedad experimentados por los perros durante las visitas veterinarias, ya que estos estados emocionales no solo afectan negativamente al bienestar de los animales, sino que también pueden influir en la calidad de la atención veterinaria. La implementación de estrategias de manejo de bajo estrés, junto con el uso prudente de psicofármacos en casos necesarios, emerge como un enfoque integral para mejorar la experiencia del paciente canino en el entorno clínico. Este enfoque no solo promueve el bienestar emocional de los perros, sino que también facilita una interacción más efectiva entre veterinarios, pacientes y tutores, contribuyendo así a una práctica veterinaria más ética y centrada en el cuidado compasivo de los animales.

Autora: Marina Soriano   Web: Gemca

Visitas: 16

Compártelo

infoespecies