Hoy voy a entrevistar a Marisol H. Manzano de Miauhome Feline Thinking, empresa que se dedica al enriquecimiento ambiental felino. Vi una publicación suya en una red social profesional y me pareció muy interesante lo que hacía, ya que pocas veces tenemos en cuenta las necesidades de ejercicio de nuestros gatos. Así que vamos a conocer como nació está idea y como se ha ido desarrollando por esta emprendedora que se ha convertido en toda una arquitecta de espacios para felinos.  Algunos de los bigotudos que aparecen en estas fotos parecen disfrutar muchísimo con estos diseños.

 

Muebles gatos - catificacion

 

¿Cómo nació MiauHome Feline Thinking?

Como voluntaria de diversas protectoras haciendo CES y casa de acogida me vi en la necesidad de adaptar mi casa, tanto para mis propios gatos como para los que venían “de visita”. Empecé a buscar y me di cuenta de que hay muchos modelos de rascadores, grandes y voluminosos para poner en las casas, pero no me ofrecían el espacio para hacer ejercicio, correr, jugar, trepar y rascar que yo buscaba para satisfacer las necesidades físicas y “emocionales” de los felinos. Además, no todos los hogares disponen de espacio suficiente para poner grandes rascadores, así que empecé a buscar algo que pudiera colgar de las paredes para dar a los felinos la “verticalidad” que tanto les gusta y que además no me restara espacio vital en casa. Puede encontrar excelentes opciones en EEUU, Japón y algunas otras marcas en Europa, pero nada similar en España, así que me decidí a intentarlo por mí misma.

 

Muebles gatos

 

¿Has contado con algún veterinario especialista en etología para llevar este proyecto a cabo?

Durante estos 5 años que llevo con el proyecto he leído todo lo que he encontrado y más! No tengo formación como veterinaria o etóloga, así que leo libros, blogs, estudios, publicaciones… todo lo
que cae en mis manos. En España, me gusta estar al tanto de lo que publican etologiaveterinaria.net, o Laura Trillo en terapiafelina.com o elsecretodelosgatosfelices.com, entre otros.
Pero sobre todo aprovecho mis conocimientos de inglés para seguir webs británicas o americanas como animalshealth.es, deziroo.com, icatcare.org, faunalytics.org, catbehaviorassociates.com y
para leer los “bestsellers” de los especialistas en comportamiento más conocidos como “Cat Wise”, de Pam Johnson-Bennett, “Cat Sense”, de John Bradshaw, o “The trainable Cat”, de John Bradshaw y Sarah Ellis.
Me gusta leer publicaciones y estudios de otros países con más “tradición felina”, por así decirlo, que España. Tanto en Gran Bretaña como EEUU la figura del gato como mascota tiene un mayor “recorrido” (y yo diría que mucho mayor aprecio) que en España, donde el gato ha sido culturalmente denostado y perseguido y aún hoy se contempla como un animal que puede vivir perfectamente en la calle sin atención, que es “independiente”, que puede estar “aparcado” todo el día en un sofá o junto a una ventana sin más necesidad que comida, agua y algunos mimos cuando nos apetece… de ahí tantos abandonos cuando dejan de ser “adorables peluches” y comienzan los problemas.

 

Muebles realizados para gatos

 

Así que me gusta conocer el punto de vista de otros profesionales y aprender de ellos cosas sobre comportamiento, salud, alimentación, convivencia, adaptación de nuevos miembros, formas de jugar, eliminación, psicología… Todo ello me sirve para pensar en mis composiciones y de paso, si algún cliente me cuenta sus problemas, tener algo de información que compartir con ellos y ayudar en lo posible.
De hecho, me gustaría mucho colaborar con etólogos de toda España, porque ellos son los primeros a los que acuden los “responsables humanos” cuando el gato presenta problemas de comportamiento o de relación con el entorno o con otros gatos. Ellos pueden entender mejor el sentido de mis composiciones, más allá de la estética o el juego, como elementos que pueden mejorar la salud y el bienestar de los felinos.

 

¿Qué se busca aportar al felino con este mobiliario?

Creo que el gato sigue siendo un gran desconocido como mascota. Muy pocos hogares se dan cuenta de que tienen todo un atleta de élite potencial en casa, con unas necesidades físicas y psicológicas que responden a su genética de depredador y presa que sería en el medio natural. Con estos elementos pretendo “conquistar las alturas”, algo esencial para un animal territorial, que necesita tener su entorno bajo control, observar sin ser alcanzado a no ser que él lo desee… Con los postes, las baldas, los tapizados naturales pretendo que tengan una actividad física más acorde a su naturaleza: trepar por un poste es como trepar por un árbol, desde arriba se vigila todo, hay espacio para correr, jugar entre compañeros, perseguirse, rascar, dejar su olor en zonas nuevas, descansar tranquilo sabiendo que nadie va a molestarle, controlar a todo el que llega o se va… Parecen cosas simples pero significan mucho para un felino.

 

Casas de gatos en las alturas
Ático en las alturas para controlar todo el territorio

¿Todos los muebles son de creación tuya?

Si, yo he diseñado todos los elementos y sobre todo la forma en que están construidos. Aunque hay alguno similar en el mercado, mis elementos tienen construcciones pensadas para dar la mayor solidez posible, cosa difícil de encontrar en general. Para un gato es algo fundamental: nunca se subirán o se sentirán cómodos en un rascador que se tambalea, de la misma manera que nunca se subirían a un árbol débil a punto de caerse.

También es fundamental la forma en que están tapizados. El gato se relaciona con el mundo a través de sus zarpas y por eso todos los elementos tienen un tapizado que garantiza que siempre se puedan agarrar con fuerza para dar un gran salto, para trepar o hacer equilibrios. Es algo esencial que con frecuencia se olvida en pos de la “estética”, sin tener un “pensamiento felino”. Me gusta pensar como ellos para acertar lo más posible!

 

Muebles realizados para gatos

 

¿De qué materiales están realizados?

Las bases siempre son de madera de abedul y los tapizados son de sisal o de yute. Las cuerdas siempre son de sisal natural, nunca sintético (que es más estético pero puede producir abrasiones en las almohadillas). El grosor de la cuerda es de 1 cm, de manera que está preparado para que dure prácticamente de por vida. Los barnices y pinturas utilizados son ecológicos y al agua, sin olor, para que no puedan molestar lo más mínimo a su extraordinario olfato. Todo el proceso es muy artesanal. Excepto las piezas-base que se cortan con fresadora y se graban con láser, el resto es puramente artesanal y manual. Pongo mucho empeño en que todo sea muy resistente y !para verificarlo tengo 5 compañeros felinos que me hacen un control de calidad muy exhaustivo!

¿Qué factores se tienen en cuenta a la hora de desarrollar este tipo de enriquecimiento ambiental para gatos?

!Pues muchos, la verdad! La planificación del recorrido se estudia al centímetro siempre y por eso hablo mucho con los clientes. Es una inversión para mucho tiempo y debemos contemplar todos los aspectos: el espacio disponible, la proximidad de ventanas u otros muebles que podamos aprovechar para enriquecer el recorrido, el carácter del felino/os, sus “habilidades físicas”, su edad, si tienen alguna patología que debamos tener en cuenta, si también hay perro en la casa… Si hay varios felinos hay que saber cómo se llevan entre ellos para procurar que todos vean cumplidas sus necesidades. Y por supuesto hay que complacer al humano! Hay que buscar espacios vacíos, verticales, que no resten espacio, nada debe entorpecer el paso o molestar. Y también pensamos en los lugares en los que el humano pasa más tiempo, porque allí será donde querrá estar su compañero felino. Por eso el salón y la pared sobre el sofá suele ser el lugar favorito.

 

Muebles realizados para gatos

 

¿Hay un mobiliario especial dependiendo de si hay un gato o más en casa?

Más que un mobiliario especial lo que hay es una planificación especial. Como decía, hay que conocer la relación entre los gatos, si hay problemas de convivencia hay que procurar siempre que cada elemento tenga al menos dos salidas, para que ningún gato se pueda ver atrapado por otro que venga con “malas intenciones”. Por eso la planificación es esencial y se hace de forma gratuita y sin compromiso, porque es mi manera de asegurarme que la instalación va a tener éxito para ese/esos gatos, en ese hogar en concreto y con esas circunstancias concretas. Y hasta la fecha así ha sido. Algunos clientes incluso reportan que las relaciones entre sus gatos han mejorado con el enriquecimiento. Es la mejor recompensa al trabajo, la verdad.

¿Estos accesorios tienen garantía si alguno se rompe?

Llevo unos 5 años con este proyecto y la mayor parte de los elementos continúan como el primer día. Son fáciles de limpiar, retirando el pelo con un cepillo o -si es necesario- con algún tipo de espuma para limpiar alfombras. Las baldas más “delicadas” son las tapizadas con yute y en caso de rotura antes de un año las reemplazamos añadiendo un refuerzo extra, la verdad es que depende mucho del gato en cuestión. Hay gatos que por algún motivo que se me escapa se ensañan especialmente con esas baldas y acaban con ellas con garras y hasta con dientes… !contra eso no hay nada que hacer! Si eso sucede buscamos otra solución para reemplazar el elemento. La intención es que todos duren muchos años y resistan.

¿Cuál es el plazo de entrega?

Depende del volumen de la composición y de la acumulación de pedidos que tenga, pero en general, una composición de tamaño medio (7-8 elementos) puede tardar unos 20-25 días. También depende del acabado: el barniz es menos trabajoso que los acabados en blanco o en wengué.

 

Muebles para gatos - catificacion

 

Lo que no cabe duda es que con este mobiliario específicamente desarrollado para nuestros bigotudos es que se sentirán mucho más felices. Un gato necesita trepar, saltar mirar desde las alturas para controlar su territorio, esconderse si hay algo que no le gusta, etc. todo ello forma parte de su naturaleza, así que si puedes tener unos muebles gatunos como estos y catificar o decorar tu casa al estilo gato te lo agradecerá enormemente.

 

Autora: Antonia Villalba