Imagen: Mikael Tigerström

Los vómitos son habituales en gatos y, en la mayoría de los casos, no implican un motivo de preocupación. Pero, ¿qué ocurre cuando las expulsiones de comida del animal se vuelven más frecuentes, y se repiten cada semana? El estrés, una intoxicación e, incluso, enfermedades como la diabetes felina pueden estar detrás de las arcadas. En este artículo se explica por qué vomitan los gatos, cuáles son las causas más frecuentes de las expulsiones y cuándo hay que empezar a preocuparse.

Mi gato ha vomitado, ¿debo preocuparme?

Un gato que vomita varias veces a la semana puede padecer un problema veterinario que precise tratamiento

Los vómitos son frecuentes en gatos -también, entre los perros-, e incluso el animal más sano puede expulsar el alimento que ha ingerido sin que ello implique un problema de salud. “En la mayoría de los casos, el vómito del felino no es motivo de preocupación, y no conlleva mayor molestia que la necesidad de limpiarlo”, explica el veterinario Richard Goldstein, de la Universidad de Cornell, en EE.UU., quien ha estudiado en profundidad esta respuesta del cuerpo del gato.

Pero, ¿qué ocurre cuando el vómito del felino deja de ser ocasional para convertirse en una reacción recurrente? “Si el gato devuelve lo que ingiere con frecuencia, y la regurgitación se repite más de una vez por semana, el vómito del animal sí debe ser motivo de preocupación“, añade este médico felino.

Un gato que devuelve lo que ingiere con cierta frecuencia, en consecuencia, debe ser vigilado. Esta observación del animal puede permitir al dueño identificar la conducta felina que provoca el vómito del felino. Un ejemplo: el gato que come hierba y, poco después, vomita, tendrá muchas posibilidades de que sea esta planta la que esté provocando la irritación de su estómago (y la consecuente expulsión del alimento).

“Lo importante es conocer qué causa el vómito del gato, porque de este modo será más sencillo descartar problemas de mayor gravedad, como posibles enfermedades, que pudieran estar detrás”, advierte, por su parte, la veterinaria Patricia González, experta en gatos. En estos casos, el doctor felino será una ayuda para detectar las causas y proponer una solución.

Gatos que vomitan, ¿por qué lo hacen?

Imagen: Isaac Wedin

Las causas provocan el vómito de un felino son variadas. La expulsión de las llamadas bolas del pelo del gato, peligrosos cúmulos de pelo felino aglomerados en su aparato digestivo, es un motivo frecuente.

La eliminación de estos cúmulos de pelo a través de la boca no es extraña en gatos, y muchos repiten esta conducta una o dos veces por semana. Además, esta eliminación no debe ser motivo de preocupación, dicen los expertos.

El problema sería lo contrario: que el felino no eliminara estas acumulaciones, que pueden llegar a bloquear su aparato digestivo. La malta para gatos, un laxante en forma de pasta, también ayuda al animal a expulsar estas bolas con las heces.

Gatos que vomitan por comer plantas y otros tóxicos

Un gato puede vomitar para expulsar las bolas de pelo acumuladas en su aparato digestivo, una o dos veces por semana

Las plantas no adecuadas para felinos son otro motivo frecuente de vómito en gatos. “Los animales tratan de ingerir hierba y otros vegetales cuando sienten una irritación en su estómago, pero la planta lo único que hace es aumentar aún más su gastroenteritis o dolor de estómago”, advierte, por su parte, el veterinario Adrián Aguilera.

Los alimentos peligrosos para gatos, entre los que se encuentran las vísceras de pescado, un exceso de leche, la cebolla, así como las comidas con una alta concentración de sal, también puede provocar el vómito del felino. La razón es que su cuerpo reacciona de un modo adverso a la presencia de estas viandas y, como respuesta, trata de expulsarlas.

Lo mismo ocurrirá si el animal ingiere un componente tóxico o una comida por la que el felino padezca una intolerancia alimentaria. “Estas sustancias dañinas para el gato estimulan la parte de su cerebro responsable del vómito, con la consecuente expulsión de lo que haya en el interior del estómago”, concluye un estudio sobre intoxicaciones en felinos realizado por la Universidad de Washington.

El estrés provoca el vómito del felino

Los alimentos poco saludables no son, sin embargo, los únicos capaces de provocar el vómito del felino. El estrés y la ansiedad del animal también pueden manifestarse de este modo, y causar la expulsión de comida por parte del amigo de cuatro patas. Este problema es frecuente en gatos que viven solos, y que sufren cuando su dueño se marcha de casa.

El felino que sufre ansiedad por separación -cuando permanece sin compañía- puede expresarla de diversos modos: a través de un maullido excesivo, con destrozos en el mobiliario de casa, con pérdida de apetito, un uso deficiente de su arenero felino (hace sus deposiciones fuera del cajón), y, como no, a través del vómito del gato.

Cuando el vómito del gato revela una enfermedad

El vómito del gato puede ser esporádico y no denotar señales de mayor gravedad. Pero, ¿qué hacer cuando el felino devuelve lo que ingiere con frecuencia, más de una vez a la semana? En este caso, consultar con el veterinario del gato es esencial, ya que el motivo de la expulsión puede ser grave y ocultar una enfermedad importante que precise tratamiento.

Entre los motivos peligrosos que puede haber detrás del vómito del animal están los parásitos intestinales, el estreñimiento y el bloqueo del aparato digestivo (por bolas de pelo u otro objeto de riesgo).

También, una gran cantidades de enfermedades, como la diabetes del gato, dolencias renales en felinos e hipertiroidismo. El veterinario determinará qué medidas son necesarias, en cada caso.

 

Web: Eva San Martín               Autor: www.consumer.es