Los gatos aburridos, no estimulados durante el día o poco cansados pueden despertarnos en mitad de la noche, en busca de juegos o un sabroso bocado nocturno.

Gato dormir de noche
Imagen: Dan Previte

Los gatos son dormilones, plácida actividad a la que dedican unas 16 horas diarias. Sin embargo, cuando llega la noche, muchos son los felinos que se activan, aburren y… ¡despiertan a sus humanos en busca de comida y juegos nocturnos! ¿Qué hacer? El reloj biológico del felino noctámbulo, por fortuna, puede alterarse, con ayuda de juegos para gatos, programados antes de irse a la cama, y retrasando su hora de la cena hasta pocos minutos antes de decir: “Dulces sueños, felinos”. Los trucos, la paciencia y el humor ayudan. Hasta el conocido ilustrador Simon Tofield, creador de ‘Simon’s cat‘, ha llevado a vídeo el momento en el que sus gatos le despiertan de noche.

¿Por qué mi gato no me deja dormir?

Un gato que nos despierta en mitad de la noche puede estar aburrido o poco estimulado durante el día

Los gatos son dormilones, e incluso pasan más tiempo dormitando que los perros. “Un gato doméstico suele dedicar entre 14 y 16 horas del día al sueño, repartidas a lo largo de la jornada”, explica la Asociación de Veterinarios de Gatos.

Además, nuestros peludos amigos no tienen un único sitio de sesteo, “sino que los gatos escogen tres o cuatro lugares para dormir, que suelen cambian en función de la hora del día”, explican estos expertos.

Quienes vivimos con gatos lo sabemos: los felinos buscan lugares soleados para dormir; bien sea cerca de una ventana caliente, sobre una mesa o encima de un ordenador recién apagado. Los felinos duermen cuando se encuentran seguros, calientes y tranquilos.

Pero, ¿por qué hay gatos que nos despiertan y no nos dejan dormir por las noches?

Mi gato me despierta por las noches

Gato dormir de nocheImagen: Imagen: chispita_666

Los primos salvajes de nuestros peludos compañeros de vida explican sus hábitos trasnochadores.

“El ancestro felino africano de nuestros gatos domésticos tiene hábitos nocturnos, que le permiten cazar con menor dificultad”, afirma la Asociación Contra la Crueldad Hacia los Animales.

Aunque la domesticación ha cambiado los patrones de actividad y sueño de los felinos, la mayoría de los gatos se despiertan al menos un par de veces durante la noche.

La buena noticia es que ¡podemos enseñar a los gatos a no molestarnos y a dejarnos dormir durante la noche!

1. ¿Su gato no le deja dormir de noche? Descarte una enfermedad

Un gato que deambula de noche por la casa, maullando y llorando, puede padecer una enfermedad. El primer paso es, por ello, acudir al veterinario, con el fin de descartar problemas médicos o dolores que puedan estar detrás de la intranquilidad nocturna de nuestro felino.

Además, el ciclo de sueño también suele alterarse en los gatos de edad avanzada. Detrás de un felino anciano insomne puede haber dolencias como el alzhéimer del gato, hipertensión o dolores.

2. Mi gato me despierta de noche o muy pronto: utilice los juegos

Un gato aburrido puede maullar de forma insistente hasta despertarnos. También golpear la puerta de la habitación con inusitada fortaleza, con las patas. ¿Qué hacer?

Los felinos, como los perros y las personas, también tienen su reloj biológico. Y quienes compartimos la vida con un gato, podemos alterarlo ligeramente, de forma que sus horas de máxima actividad no correspondan con nuestras horas de sueño.

Los juegos con los gatos son una herramienta fundamental para conseguirlo: fomentan la actividad física del gato, cansarán a nuestros felinos y, además, logrará que tanto ellos como nosotros pasemos un rato divertido. Los expertos recomiendan programar estas sesiones de juego con el gato (con pelotas, plumas colgadas de cañas o sencillos juguetes felinos fabricados con el rollo del papel higiénico) a última hora de la tarde o primera de la noche. Y prolongarlas hasta que el gato esté cansado (sin excesos).

2. Mi gato no me deja dormir: utilice (bien) la comida

Gato dormir de nocheImagen: Imagen: Iain Patterson

Muchas personas que viven con gatos activos de noche tienen la tentación de levantarse y darles de comer, con el fin de que el animal deje de maullar.

Sin embargo, esto no resulta una buena solución, ya que el felino no tardará en aprender qué hacer para conseguir un bocado sabroso en mitad de la noche.

Al contrario, los especialistas recomiendan utilizar la comida, pero justo antes (no después) de irnos a la cama.

Los felinos suelen descansar tras alimentarse, y nosotros podemos aprovecharlo para dormir a pierna suelta.

3. ¿Su gato está aburrido? Enriquezca su entorno

Gatificar nuestra vivienda la hace más estimulante para los felinos. Podemos facilitar la visión del gato al exterior de casa por las ventanas (siempre cerradas y seguras, para evitar accidentes), con ayuda de un sencillo rascador para gatos en altura o una balda.

Además, las feromonas sintéticas relajan al gato y tener un compañero felino también incrementará las horas diurnas de juego y actividad de nuestro peludo compañero. Aquí encontrará diez reglas para hacer a un gato feliz que, de paso, le ayudarán a dormir mejor.

4. Mi gato me despierta de noche: paciencia, humor y expertos

Ofrecer comida al gato en mitad de la noche o levantarse de la cama para atenderle, porque no deja de maullar, no hacen ningún favor a nuestro peludo compañero.

La paciencia es, de nuevo, fundamental: un gato no dejará de despertarnos de un día para otro, sino que pueden pasar semanas o meses de perseverancia para poner en práctica los consejos dados, trabajo y mucho cariño hacia nuestro peludo compañero. El veterinario o un experto en comportamiento felino serán de gran ayuda, si el problema se prolonga.

En cualquier caso, saber que usted no es el único en ser despertado por sus gatos ayuda. También es un buen consejo tomárselo con humor. Estos dos ingredientes han sido combinados por el conocido ilustrador Simon Tofield, creador de ‘Simon’s cat’, en este vídeo, que ya han disfrutado más de 51 millones de internautas. También a él (¡cómo no!), sus gatos le despiertan de noche.

Autor: Eva San Martín                                             Web: www.consumer.es