El abazón es una especie de bolsa de la compra que esta situada en los carrillos de los roedores, como los hámsteres (también en algunas especies de mono). Comienza esta bolsa en la comisura de la boca y se puede extender hacia el cuello. Anatómicamente es una membrana con una composición alta en lípidos y que carece de glándulas por lo que no empieza la digestión de los alimentos propiamente dicha en ella, si bien sí se suele hidratar el alimento que en ellos se almacena.

Los abazones son usados como bolsa de la compra en las correrías que realizan en busca alimento por su territorio.

Seguramente habréis visto como utilizan las patas delanteras para vaciar los abazones una vez llegan a su nido.

Debido a que los abazones están expuestos a alimentos duros y con aristas pueden sufrir distintos tipos de traumas e infecciones. También puede pasar que se acumule excesiva cantidad de alimento muy seco en el abazón y que en vez de hidratar el alimento se reseque excesivamente quedando compactado. En estos casos los hámsteres dejarán de comer pues se sentirán molestos. La presencia de tumores también se ha descrito pero en menor medida. El prolapso de abazones también está descrito y es frecuente en clínica aunque no siempre su introducción sirve para solucionar el problema si no que en algunos casos es necesario quitarlo para evitar que se reproduzca el problema.

 

Autor: Domingo García                                                      Web: blog.vetjg.com