Resultado de imagen de peces infomascota

Aquel que alguna vez no se haya quedado embobado, contemplando los peces de un acuario, que tire la primera piedra. Ciertamente, la visión de este pequeño universo es todo un espectáculo. Delicioso, relajante e instructivo, se nos presenta como un ecosistema dinámico, aunque también estanco. Por este motivo, requiere que realicemos una serie de tareas frecuentes, entre ellas la limpieza, que deberemos llevar a cabo de manera regular, para evitar el acumulo de toxinas perjudiciales y conseguir el equilibrio necesario para que nuestros peces vivan sanos y felices. 

El hecho de mantener el acuario limpio y acondicionado, no es una tarea demasiado difícil. La clave consiste en no esperar a que se sature y le dediquemos el tiempo diario o semanal preciso.

En una dimensión más básica, tenemos las peceras, que, aunque carezcan de las condiciones ambientales complejas de los acuarios, también hay que limpiar. Estos recipientes podemos encontrarlos en diversos materiales, tamaños, formas y colores.

Si te pierdes y no sabes por dónde empezar, a continuación te explicamos 12 pasos básicos y algunos consejos, para limpiar tu acuario. El objetivo es que este tanque sea el ecosistema perfecto de tus peces o, al menos, el más parecido a su hábitat natural.

Resultado de imagen de peces infomascota

1. Desconecta los aparatos eléctricos

Por seguridad, este es el primer paso que deberás hacer antes de proceder a la limpieza del acuario. Es imprescindible que desconectes de la red eléctrica todos los cables que alimenten los distintos sistemas, como filtros, calentadores de agua, iluminación, ventilación, etc. A continuación, podrás quitar la tapa del acuario, limpiarla con agua y secarla bien con papel de cocina o un paño de algodón que no deje pelusa.

2. Cambia el agua

Para poder llevar a cabo el proceso de limpieza del acuario, con comodidad y sin molestar a nadie, hay que alojar a sus moradores en un recipiente provisional. Este es el momento que aprovecharemos para realizar el cambio de agua.

Este proceso es fundamental pues permite reemplazar una parte del agua sucia por una cantidad similar de agua limpia. Con esto conseguimos reducir la concentración de sustancias tóxicas del acuario.

Por lo tanto, recogeremos el agua necesaria del acuario y la verteremos en la casa temporal. A continuación, y con la ayuda de una red adecuada al tamaño de los peces, los pescaremos con cuidado y los colocaremos en el recipiente.

3. Retira los adornos del acuario

Ha llegado el momento de retirar los elementos decorativos del acuario: plantas artificiales, rocas, cuevas, vasijas, troncos, figuras, corales, etc. Una vez fuera, los lavamos con abundante agua fría y los dejamos secar al aire.

4. Limpia los cristales

Para eliminar con facilidad la suciedad y las algas del interior del acuario, conviene utilizar una almohadilla resistente, específica para estos recipientes de vidrio. Se compone de un material efectivo, pero delicado a la vez con el cristal, ya que elimina las algas sin rayar.

Nunca uses detergentes ni cualquier otro producto de uso doméstico para limpiar tu acuario, pueden dejar restos peligrosos para la salud de los peces y la estabilidad del agua.

5. Usa un aspirador específico para acuarios

Con la ayuda de un aspirador, limpia parte de la grava y los deshechos del fondo del acuario. Puedes eliminar entre un 50% y un 70% del agua, según lo sucia que esté.

Recuerda que no debes limpiar totalmente la grava ni quitar toda el agua del acuario porque, de lo contrario, eliminarías también muchas de las bacterias beneficiosas que nos ayudan a combatir los microorganismos nocivos que pululan en el acuario.

6. Cambia o limpia el filtro viejo

Si ves que el filtro está demasiado deteriorado, mejor será que lo sustituyas por uno nuevo. Si aún puede servir, límpialo de manera cuidadosa con la misma agua del acuario y un cepillito. Tanto si lo reemplazas como si lo limpias, recuerda hacerlo tal como te indica el folleto de instrucciones del mismo. Ten en cuenta que la limpieza total, no gradual, de los elementos filtrantes puede suponer la pérdida de las bacterias beneficiosas para la continuidad de la filtración.

7. Rellena el acuario con agua del grifo

Ya tenemos el interior limpio, ahora es el momento de rellenar el acuario con agua del grifo, con la ayuda de un cubo. La cantidad de agua que repondrás, dependerá de la que hayas sacado anteriormente. Seguidamente, añade un producto específico, acondicionador del agua, para eliminar el cloro.

8. Coloca de nuevo los elementos decorativos

Vuelve a introducir en el acuario todas las piezas del atrezo que habíamos retirado en el paso 3. Ahora, ya puedes conectar nuevamente todos los aparatos eléctricos.

9. Enciende el sistema de filtrado

Déjalo funcionando alrededor de una hora para normalizar la temperatura del agua. Conviene que los peces no noten cambios excesivos para evitarles un estrés innecesario.

10. Limpia el exterior del acuario

Sólo nos queda limpiar la parte externa del acuario. Para ello, usaremos un paño humedecido en agua y lo secaremos a continuación.

11. Introduce los peces en el acuario y echa el alimento

Finalmente, una vez que todo ha estado en funcionamiento durante unas horas, pon tus peces en el acuario y échales cada dos días el alimento apropiado.

No olvides realizar las mediciones del pH necesarias, así como las comprobaciones oportunas para asegurar el buen funcionamientos de filtros, calentadores y termostatos.

12. Regula el ciclo biológico de tu acuario

Si, después de todas las tareas, observas que el agua aparece algo turbia, puedes añadir algún producto de bacterias nitrificantes para restablecer y regular el ciclo biológico de tu acuario.

Por otro lado, hay bombas, de diferentes tamaños, que pueden ayudarte a mantener el agua en un estado óptimo.

También existe una forma muy natural de mantener el acuario limpio y es introduciendo peces limpiadores. Entre ellos, se cuentan el pez payaso, un efectivo limpia fondos; o el pez gato, especialista en acuarios tropicales. Estos aliados son capaces de eliminar los desperdicios de la manera más ecológica posible. Pero, antes de introducirlos, asegúrate de que sean compatibles con tus peces.

Web: www.mascoteros.com/blog