El Juzgado de Primera Instancia y de Instrucción número 7 de Arganda del Rey ha dejado en libertad provisional a unos de los detenidos en la operación policial llevada a cabo contra los dos criaderos ilegales de Arganda del Rey y Meco. No se han acordado medidas cautelares

Recordamos que se detuvo a cinco personas, dos de ellas veterinarios que facilitaban la documentación legal, cartillas sanitarias, chips, así como medicamentos y diverso instrumental.

Por ahora sólo hay una persona que ha comparecido ante el Juez que le imputa un delito de pertenencia a organización criminal y otro de maltrato animal. El resto de los detenidos se presentará en los próximos días.

Chihuahuas

Las investigaciones se iniciaron a comienzos del pasado año tras una denuncia en la que se identificaba un criadero ilegal de chihuahuas en un chalé ubicado en la localidad madrileña de Meco. Según se indicó, los animales eran distribuidos por toda la geografía española, así como por toda Europa, previo anuncio y contacto a través de una página web. Los beneficios obtenidos por ésta «fábrica de perros» habría superado los  dos millones de euros. El grupo llevaba operando más de diez años.

Los perros se encontraban en pésimas condiciones higiénico-sanitarias y de habitabilidad, además que la cría indiscriminada sin ningún tipo de control veterinario habría generado múltiples afecciones a las hembras. Entre los canes intervenidos, los agentes hallaron dos crías muertas, congeladas y envueltas en papel de periódico.

Se rescataron doce perros de la raza chihuahua en el momento que los propietarios se estaban intentando deshacerse de ellos. Al realizarles las pruebas veterinarias oportunas se comprobó que presentaban síntomas de que les habían cortado las cuerdas vocales, posiblemente para que no ladrasen y pudieran alertar a los vecinos de la existencia de un criadero ilegal de perros en la urbanización.

Autora: Antonia Villalba