Sí hay algo que todos contrastamos es que la pandemia mundial del Covid-19 ha aumentado notablemente la ansiedad de las personas. Los dueños de mascotas tienen dudas sobre esta enfermedad y el posible riesgo que corren sus compañeros de vida.

Las noticias sobre los diagnósticos en algunos perros, gatos y otros animales han contribuido notablemente a ello. Otros animales que también han desarrollado la enfermedad, como el brote que se dio en tigres y leones, en el zoo del Bronx o los visones de granja han generado más inquietud si cabe.

La Facultad de Medicina Veterinaria de UC Davis cuenta con algunos de los principales expertos mundiales en enfermedades zoonóticas, incluidos los coronavirus, es por ello por lo que han contestado a algunas preguntas que les han realizado los dueños de animales.

Cómo el COVID-19 afecta a las diferentes especies

Las infecciones por coronavirus de perros, gatos y otras mascotas «son bastante infrecuentes dado el alcance de esta infección en las personas en todo el mundo», dijo Sykes, director médico veterinario del Hospital Docente Médico Veterinario William R. Pritchard y decano asociado de Operaciones del Centro Médico Veterinario en la Facultad de Medicina Veterinaria. Como médica e investigadora, se especializa en enfermedades infecciosas de perros y gatos.

“No se conoce ninguna transmisión documentada de enfermedades de las mascotas a las personas”, dijo Sykes. «La razón más probable por la que los animales no transmiten COVID-19 a los humanos es que los perros y gatos no transmiten el virus lo suficiente como para infectarnos».

El profesor emérito Pedersen dijo: “Una vez que los coronavirus se establecen en un anfitrión, no saltan; son específicos del hospedador «.

 

Coronavirus
Ilustración del coronavirus 2019-nCoV creada en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

 

Los coronavirus

La carrera investigadora de Pedersen se ha centrado en los virus que causan enfermedades en los gatos, incluidos los coronavirus. Los coronavirus pueden ser transportados de forma benigna en una especie reservorio como los murciélagos y luego saltar directamente para infectar una especie hospedadora susceptible (humanos en el caso de COVID-19) o viajar al hospedador a través de un intermediario como los pangolines.

Un coronavirus puede tocar a otras especies en el camino, como perros o gatos, o incluso tigres en el caso de COVID-19, pero si esas especies no son una buena combinación, no es probable que causen mucho efecto o que sean fácilmente compatibles. transmisible. Por ejemplo, un coronavirus que Pedersen ha estudiado ampliamente, la peritonitis infecciosa felina, o FIP, puede ser mortal para los gatos pero es benigno para los humanos.

Esta búsqueda evolutiva de supervivencia no solo significa que los coronavirus buscan especies hospedadoras óptimas, sino que tienden a ser más letales cuando infectan por primera vez una especie susceptible, dijo Pedersen. “Hay un viejo dicho entre los virólogos de que a los virus no les gusta matar a sus huéspedes; ni siquiera les gusta enfermarlos «, dijo.» Por lo que la sospecha es que el SARS-CoV-2 ya está en camino con humanos con mutaciones que reducen la virulencia y aumentan la infectividad «.

 

Disfrutar del vínculo entre humanos y animales

Las mascotas tienen una baja susceptibilidad a la enfermedad y tienen menos riesgo de sufrir una reacción grave que los humanos, dijo Sykes, por lo que los dueños no necesitan tomar ninguna precaución particular para proteger a sus mascotas. “Queremos que las personas, especialmente en este tiempo, disfruten del vínculo humano-animal y participen en actividades como pasear a su perro”, dijo.

Las mascotas que han sido diagnosticadas con coronavirus lo contrajeron de sus dueños, dijo Sykes, por lo que para proteger mejor a su mascota, debe protegerse de contraer COVID-19 o una afección secundaria que debilitaría su sistema inmunológico, como la gripe.

 

Alergia en perros y gatos

 

¿Esperanza de una vacuna?

Los coronavirus existen en la mayoría de las especies y son lo suficientemente similares como para que un fármaco eficaz contra uno también sea eficaz contra otro. Pedersen probó un compuesto farmacológico que trató con éxito a gatos con FIP en un estudio clínico, pero aún no se ha puesto a disposición legalmente para los dueños de gatos porque, según Pedersen, este o los compuestos relacionados también pueden ser efectivos en humanos para tratar o prevenir COVID 19. Los propietarios del compuesto se centran en probarlo contra COVID-19 antes de liberarlo para tratamientos felinos.

Otro fármaco FIP, uno que Pedersen probó con éxito en asociación con la Universidad Estatal de Kansas, se está lanzando para ensayos clínicos en Canadá. “Así que aquí hay dos medicamentos que se están probando y utilizando en gatos que ahora están a punto de ser probados en humanos para C19 en humanos”, dijo.