Durante los días más cortos del invierno las hembras de hámster siberiano son más agresivas. Así lo asegura un equipo de investigadores liderado por la Universidad de Indiana (EE UU) que ha descubierto esta conexión a través de la hormona melatonina. Este mismo mecanismo hormonal en machos produce respuestas distintas.

 

Hámster
Foto propiedad de: Frank  Scherbarth

 

El estudio, publicado en Proceedings of the Royal Academy B, demuestra por primera vez que la melatonina –que aumenta en el cuerpo con la oscuridad y disminuye con la luz del día– actúa directamente en las glándulas suprarrenales de las hembras de esta especie (que comparte un sistema suprarrenal similar al de los humanos) y desencadena un cambio estacional en su agresividad y la liberación de una hormona presente en estas glándulas (un esteroide sexual), “algo que contrasta con el funcionamiento en machos”, asegura Nikki Rendon, autora principal.

En el experimento, las hembras expuestas a días más cortos incrementaron sus niveles de melatonina y de esta hormona presente en la glándula suprarrenal. Según los autores, en las hembras las glándulas suprarrenales compensan los bajos niveles de estradiol (un tipo de estrógeno) que ocurre durante el invierno. Además, evolutivamente, la ‘agresión invernal’ les proporciona una ventaja durante los periodos de escasez de alimento.

 

Fuente: Agenciasinc