Las aves nativas de los Andes tropicales amenazadas por el creciente desarrollo agrícola en la región

Trogón enmascarado. Foto: Ian Ausprey.

Las aves nativas de los Andes tropicales, muchas de las cuales no se pueden encontrar en ningún otro lugar, están amenazadas por el creciente desarrollo agrícola en la región. Un nuevo estudio, publicado en la revista Conservation Biology, detalla cómo la pérdida de hábitat resultante afecta a especies específicas y establece posibles formas de proteger a las aves de las perturbaciones provocadas por los humanos.

Los investigadores combinaron un metanálisis de artículos sobre aves en los Andes con cinco años de trabajo de campo en Perú, revelando que las tierras agrícolas abiertas resultan en una disminución de hasta un 60% en el número de especies en un área. Antes de este trabajo, había pocos datos sobre qué especies estaban disminuyendo o en qué medida.

«La gran mayoría de las especies con las que estamos trabajando en Perú nunca antes habían sido estudiadas de esta manera», dijo el autor principal, Ian Ausprey, investigador postdoctoral en la Universidad de Berna y ex estudiante de doctorado en el Museo de Historia Natural de Florida. «Antes, no se podía decir si una especie era sensible a las perturbaciones o no porque realmente no lo sabíamos».

Los diferentes hábitats y dietas de cada especie, como si un pájaro busca semillas en el suelo o se alimenta de insectos en el dosel, significan que tendrán diferentes necesidades de conservación. Este documento documenta cómo se ven afectadas especies específicas y proporciona orientación personalizada a los conservacionistas.

Los Andes tropicales son un lugar de gran biodiversidad y hogar de más de 1.500 especies de aves. Muchos están adaptados a una estrecha gama de condiciones ambientales, lo que los hace particularmente vulnerables a las perturbaciones. Ausprey y la coautora Felicity Newell, investigadora postdoctoral y ex estudiante de doctorado del Museo de Florida, buscaron comprender la relación entre la diversidad de aves y el tipo de hábitat en el que viven las aves.

 

Trogón enmascarado. Foto: Ian Ausprey.
Trogón enmascarado. Foto: Ian Ausprey.

 

Para hacer esto, realizaron extensos estudios de campo en Perú mientras vivían y trabajaban con miembros de la comunidad durante varias visitas entre 2014 y 2019. Durante ese tiempo, como investigadores integrados, estudiaron las comunidades de aves en una variedad de paisajes, desde bosques no afectados por el desarrollo agrícola. a silvopastos: tierra utilizada simultáneamente para cultivar vegetación y pastar ganado.

Los investigadores combinaron tres técnicas de muestreo: encuestas de conteo de puntos, que dependen del oído para escuchar los cantos de los pájaros y representaron el 90% de las detecciones; estudios de bandadas, una técnica visual que funciona bien para aves que vuelan en grupos grandes pero que tal vez no canten mucho; y redes de niebla, que atrapan de forma segura aves en el sotobosque y funcionan especialmente bien para los colibríes. Estos métodos complementarios ofrecen una imagen más completa de las aves de los Andes tropicales y de dónde se encuentran.

Ausprey y Newell pasaron cinco años trabajando en el estudio, permaneciendo en ocasiones en Perú durante seis meses seguidos para realizar estudios durante las estaciones húmedas y secas. Programaron sus viajes para que coincidieran con la temporada alta de reproducción, cuando las aves hablan más y, por lo tanto, son más fáciles de detectar. Sus resultados mostraron que la riqueza de especies, o el número de especies diferentes en el paisaje, disminuyó hasta en un 93% desde los bosques hasta los pastos abiertos. Sin embargo, también encontraron que la riqueza de especies en tierras altamente desarrolladas podría aumentar entre un 18% y un 20% con 10 árboles silvopastoriles adicionales o un 10% más de cercas por hectárea.

Ausprey y Newell complementaron sus hallazgos con una revisión de la literatura sobre estudios sobre aves de los bosques andinos en paisajes perturbados. Al analizar 14 estudios que representaban 816 especies, descubrieron que las especies que se alimentaban principalmente de insectos y frutas eran las más vulnerables. Las especies altamente especializadas, como las adaptadas a bandas de elevación estrechas o áreas geográficas pequeñas, también fueron particularmente sensibles.

Una de esas aves es el papamoscas de Lulú (Poecilotriccus luluae), en peligro de extinción, un ave pequeña y colorida con un rango geográfico limitado en el norte de Perú. Prefiere el tipo de paisaje arbustivo que se forma entre 15 y 30 años después de que se abandona un pasto y la vegetación comienza a volver a crecer.

«Saber qué área conservar para esa especie es información importante», dijo Newell. «Parte de esto ya se sabe, anecdóticamente, pero esto muestra cuantitativamente que esa especie utiliza este tipo de hábitat».

Los investigadores recomiendan preservar fragmentos de bosque (cuanto más grandes, mejor), ya que cualquier bosque maduro que quede en pie actúa como reservorio de diversidad de aves forestales. También sugieren formas de mitigar el efecto del desarrollo de la tierra dejando algunos árboles intactos en los pastizales y manteniendo hábitats arbustivos como los preferidos por el papamoscas de Lulu.

Si bien el cambio climático también está transformando los bosques, en este estudio los autores optaron por centrarse en la agricultura migratoria, que según ellos es el principal impulsor de la deforestación en la región. También muestra pocos signos de desaceleración.

«Si no hay bosques o los bosques son demasiado pequeños para sustentar organismos, entonces vamos a perder estas aves independientemente de lo que suceda con el clima», dijo Scott Robinson, autor principal del estudio.

En las montañas tropicales de América Latina, la deforestación es impulsada principalmente por familias unifamiliares que intentan mantenerse mediante la siembra de cultivos y la cría de ganado. El paisaje resultante es un mosaico de fragmentos de bosque, hábitats de arbustos, pastos para ganado y pequeñas casas con huertos. Ausprey y Newell vivieron y trabajaron directamente con miembros de la comunidad y defensores de la conservación locales para recopilar datos y realizar estudios de campo.

“Sus vidas se basan en esos paisajes y aprecian mucho la naturaleza allí”, dijo Ausprey. «Esperamos que estos resultados sirvan de base para su toma de decisiones en el futuro, de modo que puedan tener niveles de vida de alta calidad y al mismo tiempo mantener un alto nivel de biodiversidad en sus patios traseros».

Estos resultados forman la base de una base de datos más completa sobre cómo las especies de aves de los Andes responden a las perturbaciones humanas. En el futuro, Ausprey y Newell esperan aplicar estos principios a otros ecosistemas y aprender cómo los extremos climáticos influirán. Ya están monitoreando los cambios en los patrones de lluvia, que son dañinos para las poblaciones de insectos y pueden tener efectos en cascada en las aves que se alimentan de insectos.

«Esto es realmente sólo el comienzo», dijo Newell. «Hay toneladas de especies de las que no se dispone de datos suficientes en los Andes y en los trópicos en general, donde realmente no sabemos cómo están respondiendo las especies al uso de la tierra o al cambio climático u otras perturbaciones antropogénicas».

Visitas: 2

Compártelo

infoespecies