1

Nuestro país tiene una gran tradición en la cría de pequeñas aves de jaula: los canarios serían el estandarte. La complicación surge cuando se nos antoja un ave de mayor tamaño.

Las psitácidas (loros, cotorras, cacatúas, guacamayos, periquitos…), los paseriformes (minás) y los piciformes (tucanes), suelen ser las aves exóticas más demandadas en nuestro país; lo curioso es que suelen aparecer en la mente del comprador por lo curioso de tener en casa un “bicho que habla”.

Estos animales no hablan, imitan los sonidos. Para conseguir que demuestren tan singular habilidad hay que dedicarles tiempo, seleccionar muy bien el origen del animal y cumplir con los especiales requisitos que necesitan para aprender e integrarse a un hábitat muy distinto al original.

Debemos realizar la compra asesorándonos por profesionales; con su ayuda valoraremos las distintas especies, nuestra capacidad y la procedencia del animal. No es lo mismo comprar un animal importado que llega desde su lugar de origen, que un animal criado en cautividad. No es lo mismo cuidar a un periquito o a una pequeña cotorra que a un enorme y precioso guacamayo…

TRAS LA ELECCIÓN, EL PROFESIONAL NOS INFORMARÁ DE LAS NECESIDADES DE ESTE ESPECIAL ANIMAL: MEDIDAS DE LA JAULA, LUGAR DONDE EMPLAZARLA EN CASA, ALIMENTACIÓN, EDUCACIÓN, HIGIENE

Un ave, del tamaño que sea, debe disponer al menos de un habitáculo que le permita extender completamente sus alas… Aunque parezca evidente se ven muchos animales que tienen que “pedir permiso” para poder hacer un simple “bateo de alas”. Este habitáculo debe ser de un material acorde a la fuerza del pico del animal y debe llevar “todos los extras” que sus características recomienden: perchas, juguetes, comedero, bebedero… todo ello sin olvidar que el animal debe desenvolverse con comodidad en el interior.

Las aves deben emplazarse en un lugar “céntrico” de la casa; necesitan interaccionar con las personas y estar distraídos. Debemos evitar las corrientes de aire puerta-ventana y las habitaciones con humos y calor excesivos (cocina).

ALIMENTACIÓN

Las aves exóticas disfrutan de un exquisito paladar que pocas veces suele ser satisfecho por el propietario. ¡¡Cuántos loros comen sólo pipas…!! este régimen alimentario es insuficiente y perjudicial para la salud del malnutrido animal. Una correcta alimentación (orientativa) debe incluir semillas de cereales (50% de la dieta), verduras (45%), frutas (2,5%) y suplementos proteicos, grasos y minerales (2,5%).

Lo más adecuado es consultar los requerimientos nutricionales de nuestra ave en concreto; existen alimentos comerciales que facilitarán la labor… pero vayamos olvidando la idea de que el loro se mantiene con “dos de pipas”.

COMPORTAMIENTO

Para finalizar debemos tener muy presente que las psitácidas y los minás tienen un“psiquismo elevado”; requieren información continua para evitar la presentación de comportamientos negativos. Si no proporcionamos la atención que necesitan pueden llegar a autolesionarse, arrancándose las plumas y picándose; estas agresiones llegan en algunos casos a las amputaciones completas de una extremidad.

Tengamos presente que vamos a adquirir o que ya somos los responsables de un ser vivo con unas necesidades distintas a las de las demás mascotas; acudamos a los especialistas y no pensemos en estos fantásticos seres como los “simpáticos repetidores de nuestras humanas gracias”.

 

 

Autor: Carlos Rodríguez                                        Web: www.mascoteros.com