La vitamina A es una de las deficiencias más comunes en la medicina de aves de compañía, especialmente en las especies de América del Sur como loros amazónicos, cotorras y guacamayos.  Se debe alimentar un avetodos los días con al menos un alimento rico en vitamina A.

La vitamina A desempeña un papel importante en el mantenimiento saludable del revestimiento de las vías respiratorias, del tracto urinario y del aparato digestivo. Lamentablemente todas las dietas de semillas son deficientes en vitamina A, y una deficiencia de vitamina puede estar asociada con una función inmune pobre y deteriorar estos revestimientos, permitiendo colonizar bacterias y otros patógenos que permiten entrar en su organismo y causar infecciones.

Vitamina A en aves

Recuerda que las aves pueden distinguir el color y la textura, así como el sabor, por lo que cambiar la forma y presentación de los alimentos puede marcar una gran diferencia en si el ave acepta o no un alimento nuevo. Hay un miedo instintivo en los alimentos nuevos, especialmente en aves de mayor edad. En la naturaleza, sirve como un mecanismo de protección contra el envenenamiento, por desconocimiento. Ten en cuenta que tienen un período de aprendizaje en el que los progenitores les enseñan qué deben comer y qué no.  Por tanto, ofrécele a menudo nuevos alimentos con diferentes presentaciones.

Los Carotenoides se encuentran en verduras de hoja verde oscuro, así como verduras de color amarillo y naranja, y son una fuente de pre-vitamina A, que el ave convertirá en vitamina A cuando lo necesite:

Vitamina A en avesBrócoli Guisantes, Zanahorias Pimientos: rojo, verde, picante. Acelga, Berro, Achicoria
Berza Calabaza/calabacín, Rúcula Perejil, Col, Hojas de nabo.
Las frutas ricas en vitamina A son las de colores más rojizos

Hay métodos alternativos para probar comida nueva, como colgarlos en diferentes puntos de la jaula, o preparar los alimentos de diferentes maneras tales como pelada o sin pelar, cocidos o crudos, y colocar varios alimentos en el mismo plato (mezcla heterogénea). La mayoría de las aves suelen tardar más de 2 semanas en observar un nuevo alimento cada día, antes de investigar y / o jugar con la comida y después intentar comérsela.

Pero por encima de todo.. Se paciente con tu ave cuando se trata de nuevos alimentos. Los resultados llevan a una mascota longeva. Y la variedad nutricional juega un papel muy importante.

Autor: Juan Luis Sánchez de León Sierra – Veterinario especializado en animales exóticos

Web: http://veterinarioexoticosmadrid.wordpress.com/