La torsión gástrica es un problema de pronóstico muy grave, y hay que tratarlo con máxima urgencia. Este problema es producido por la dilatación excesiva del estomago, causado por la existencia de gases. Al aumentar en exceso el estómago y pesar muchomás de lo normal, se produce la torsión y se gira parcial o totalmente, cambiando su posición y a veces alterando también otros órganos; esto impide el riego sanguíneo de venas y arterias por el estrangulamiento de las mismas, dificultando la oxigenación de órganos vitales y finalizando en shock y muerte. Todo este proceso es tan peligroso para el animal, que en cuestión de algunas horas tiene un final fatal.

Esta enfermedad es más normal que la sufran perros de razas grandes o gigantes, como: Dogo alemán, San Bernardo, Golden Retriever, Labrador, Mastín, Pastor Alemán, Caniche gigante, Basset Hound, Setter Irlandés, etc. Aunque no se descarta que lo pueda sufrir algún perro de otra raza.

¿Cuales son sus síntomas?

Los síntomas más característicos son:

  • Una dilatación excesiva y de manera muy rápida del abdomen del perro, que pone rígido el abdomen, y tiene sonido de tambor.
  • Se encuentra inquieto, sin parar de moverse y con quejidos de dolor.
  • Tiene nauseas, y presenta arcadas sin echar nada, sólo saliva espumosa.
  • Pasado un tiempo, decaimiento muy grave y shock producida por una peritonitis.

Si observamos alguno de estos síntomas tenemos que llevar a nuestra mascota lo más rápido posible al veterinario, ya que cada minuto que pase agravará su estado.

¿Que causa lo produce?

No se conocen con exactitud la causa que provoca este enfermedad, aunque sí está asociada a algunos factores que predisponen a sufrirla, como:

  • Tras una comida copiosa en una sola toma.
  • Comer con estrés o demasiado rápido.
  • Beber o comer abundantemente antes y después de hacer ejercicio.
  • Por predisposición genética. Perros con Tórax profundo.

¿Que podemos hacer para prevenirlo?

  • Repartir la comida en dos tomas o incluso tres, siempre que NO sean grandes cantidades.
  • Evitar que realice ejercicio tras haber comido (mínimo unas 3 horas), y también evitar el ejercicio antes de comer (mínimo 1 hora).
  • Intentar que NO beba de forma exagerada.
  • Evitar darle de comer si está más alterado de lo normal.

Es muy importante que si tiene la más mínima sospecha de que su mascota pueda estar sufriendo la dilatación gástrica, acuda corriendo al veterinario para tener mayor probabilidad de salvar la vida del animal.

torsión-de-estómago

 

Autor: Leonor Gómez – Veterinaria                                       Web: blog.vetjg.com