La importancia de la temperatura en los reptiles 

Piedra calefactora

Comúnmente se suele decir que los reptiles son animales “de sangre fría”. Esto es verdad, pero… ¿qué quiere decir exactamente esa expresión? Los reptiles no tienen la capacidad de regular la temperatura de su cuerpo por sí solos. Para ello dependen de fuentes de calor externas, como ser: el sol, las rocas y el suelo calientes, la temperatura ambiente de su hábitat, de ahí la importancia de la temperatura en los reptiles.

La temperatura

El calor, les permite a los reptiles aumentar el flujo sanguíneo y poner en funcionamiento el aparato digestivo, encargado de procesar los alimentos. Ante la falta de la temperatura necesaria, el animal decae en actividad y se alimenta menos o no se alimenta. Esto, a largo plazo, tiene como consecuencia el debilitamiento, lo que hace al animal propenso a enfermarse y hasta puede  llegar a morir. Por el contrario, un animal con sus necesidades de calor correctamente satisfechas se muestra activo, se alimenta abundantemente y defeca regularmente dependiendo de la especie.

Termorregulación

Al depender de fuentes externas para tomar temperatura, los reptiles deben   trasladarse del lugar cálido a otro más fresco (como puede ser una cueva, el agua, la sombra, etc.) cuando comienzan a sentir “demasiado calor”. A esto se lo llama termorregulación.

En cautiverio, no basta el hecho de colocar en el terrario una piedra calefactora o un spot. También es importante que el tamaño del recinto permita   que la temperatura de la parte cálida (donde se coloca la o las fuentes de calor) se encuentre entre 2º y 5º por encima de la parte fresca (que suele el otro extremo) según la especie que se aloje. En esa parte fresca se puede colocar uno de los escondites. Los recipientes con agua tipo  “bañaderas” conviene colocarlos en el centro, para que la diferencia   entre la temperatura ambiente y la del agua no sea mucha.

En algunos casos, si el animal no se aparta nunca de la fuente de calor, es   probable que la temperatura ambiente esté algo baja.

Área de reposo (basking area)

El área de reposo, es un sitio clave, especialmente para los lagartos. Llamamos así al punto con la máxima temperatura dentro del terrario. Dicha temperatura varía según la especie. En este punto se usa, en general, un spot como fuente de calor (a veces también una piedra calefactora o placa térmica). Los animales desérticos suelen pasar la mayor parte del día en este área.

Variaciones estacionales

En la naturaleza, la temperatura ambiente, así como la que emite el sol, varía según las estaciones. Es por esto que, en cautiverio, es conveniente simular dichas variaciones. ¿Cómo? Disminuyendo apenas un par de grados las temperaturas dentro del terrario durante los meses fríos. Dicha disminución debe ser controlada especialmente si no se quiere que los animales hibernen.

Control de temperaturas

El método más económico y efectivo de control de las temperaturas son los termómetros. Conviene colocar dos (uno en la parte cálida y otro en la parte fresca) o más, según el tamaño del recinto. Algunas especies semiacuáticas requieren también el control de la temperatura del agua.

Cambios de temperatura

Como a nosotros, los cambios bruscos de temperatura puede afectar la salud de un reptil. Si la temperatura en invierno desciende demasiado, es probable que tengamos que agregar fuentes de calor.

Además, cuando damos un baño fuera del terrario a un lagarto, es recomendable utilizar agua tibia y al retirarlos, secarlos y colocarlos al   sol o en un lugar cálido.