La Guardia Civil, en el marco de la Operación «REGAMA», ha detenido a R.B.M. (30) como presunta autora de seis delitos de estafa a través de internet.

Los hechos se remontan al pasado mes de marzo cuando una persona, cansada de esperar y sintiéndose estafada, presentó denuncia en la Guardia Civil de Burgos; relató que meses antes se había anunciado en la web, en una conocida página de compra/venta entre particulares al estar interesado en adquirir un cachorro de una determinada raza de perro.

Alguien respondió a su publicación, le ofreció un ejemplar de las características que él buscaba y llegaron a un acuerdo; pactada la operación ingresó por transferencia los 80 euros convenidos en concepto de reserva. Pasaron las semanas y nunca recibió el animal y tampoco recuperó el importe de la transacción efectuada.

Las eficaces y rápidas pesquisas han permitido la identificación y localización de la responsable en la provincia de Sevilla y también el esclarecimiento de este hecho cometido en Burgos y que dio origen a la investigación. La colaboración entre unidades del Cuerpo ha facilitado su detención en aquella ciudad por personal de esa comandancia andaluza.

Guardia civil

 

Adicionalmente han sido detectados y relacionados a la detenida, otros cinco casos más repartidos por la geografía peninsular -con el mismo o parecido modus operandi, ya que en ocasiones llegó a recibir el importe íntegro por la venta del animal-, bajo la premisa de que para el Cuerpo ningún delito queda sin perseguir.

Además de los delitos esclarecidos en municipios de las provincias Burgos, Madrid, Sevilla (2), Huelva y Murcia, ilícitos que han supuesto una ganancia de 1.300 euros para la detenida, cabe destacar que en transcurso de la investigación se colaboró con la Policía Autónoma Vasca sobre las prácticas fraudulentas de R.B.M., que ha permitido vincularla con hechos delictivos iguales denunciados en demarcación de dicho cuerpo policial.

A pesar de lo que piensan los autores de este tipo de delitos (denuncias falsas, estafas, timos o ventas fraudulentas…) cometidos vía online, equivocadamente amparados por el supuesto y falso anonimato que proporciona Internet, para la Guardia Civil ningún ilícito realizado a través de la web queda impune ya que siempre existe la denominada «huella digital».

Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción N° 3 de Burgos.

* En la Región de Murcia, la Guardia Civil ha esclarecido uno de estos hechos delictivos, cometido contra un vecino de La Unión

La Guardia Civil agradece la colaboración ciudadana, remarca la importancia de denunciar y para ello pone a su disposición el número de teléfono 062 o si lo prefiere también el servicio de alertas app alertcops; cualquier información que desee facilitar o colaboración en el ámbito de la seguridad ciudadana, vial o medio ambiental es tratada de manera discreta y anónima.