Los hechos ocurrieron entre 2017 y 2019. Las investigaciones del SEPRONA descubrieron hasta 39 presuntos delitos de maltrato animal, por los que la Fiscalía solicita para la veterinaria acusada, una pena de 15 meses de prisión y dos años y medio de inhabilitación por cada uno. en total, serían 50 años de prisión.

Además también se le acusa de un presunto delito de falsedad documental, por el que la Fiscalía reclama casi 3 años más de cárcel y una multa de 4.500 euros.

 

 

Las acusaciones particulares las ejercen 7 entidades, como Fedexcaza. A los 11 propietarios de esos perros se les acusaría de un delito de inducción de maltrato animal, cuya pena es de 15 meses.

El presidente del Colegio de Veterinarios de Badajoz, José Marín, ha dicho que ellos fueron los primeros en personarse como acusación particular. Este colectivo se desmarca por completo de la actuación de esa profesional que está en libertad provisional. Este Colegio de Veterinarios insiste en que su tarea fundamental es el bienestar animal, en cualquier situación, y exige que se haga justicia.

El juicio se celebrará, previsiblemente, a finales de este año.