Introducción

La toxoplasmosis y la rabia son las dos zoonosis más importantes en las que el gato está incriminado como animal de compañía. No obstante, existen otras zoonosis o enfermedades transmisibles a las personas que revisten verdadero interés práctico, tal es el caso de la conocida como “la enfermedad del arañazo de gato”.

Las lesiones cutáneas y musculares producidas por mordeduras o arañazos de perros o gatos siempre requieren un tratamiento médico curativo local y preventivo sistemático ya que deben ser consideradas como heridas contaminadas.

arañazo

La observación de animales agresores entra dentro de nuestras funciones de profilaxis médico veterinarias y tiene consideraciones legales en tanto que pueden ser vehículos de transmisión del virus de la rabia. A veces pequeños arañazos no se desinfectan adecuadamente y mucho menos son denunciados a la autoridad sanitaria, tal vez por desconocimiento del público en general sobre las posibles repercusiones que puede tener para su salud.

Nosotros como veterinarios de salud pública y como miembros del equipo de atención primaria tenémos la obligación de informar sobre todas y cada una de las zoonosis, aunque estas pudieran ser, por sus repercusiones clínicas, consideradas de menor importancia.

La tenencia cada vez más manifiesta de gatos como animales mascota dentro del hogar, facilita contactos más estrechos que pueden repercutir en la salud general de la familia. Los beneficios psicológicos y fisiológicos que conlleva la convivencia con un animal doméstico no debe estar resida con el conocimiento real de sus posibles riesgos, siempre evitables con una educación adecuada.

Hoy vamos a tratar de una zoonosis menos conocida y específica de los gatos: la enfermedad del arañazo de gato.

La EAG es una enfermedad zoonósica poco conocida. Se puede definir como una linfoadenopatia regional benigna y autolimitante transmitida a los niños por los gatos a través de arañazos. Micobacterias atípicas, chlamidias y herpesvírus han sido algunos de los muchos microorganismos incriminados en la EAG. Se han realizado estudios serológicos y microbiológicos en pacientes humanos y en sus gatos, sin poder demostrar nada concluyente.

Así pues, se desconoce

-si la EAG está causada por uno o por muchos agentes diferentes

-si es el gato un vector específico del agente causal 0

-si el hecho critico para que se produzca esta enfermedad es simplemente una herida punzante percutanea.

Sin duda, el hallazgo de una pequeña bacteria en los ganglios linfáticos de muchos pacientes humanos con la EAG, arroja nueva luz sobre esta zoonosis.

Clínica

La mayoría de los casos informados lo han padecido niños y en general se iniciaron con el arañazo de un gatito. Las lesiones cutáneas por arañazo de gatos se justificaron en más del 754 de los casos pero el resto fueron debidos a arañazos causados por otras especies así como por una amplia variedad de objetos punzantes (herida superficial por cuerpos extraños).

La mitad de los pacientes desarrollan una lesión primaria en el sitio de la inoculación (brazo o mano), consistente en una pápula escamosa, blanda, no prurigínosa, cubierta por una pequeña vesícula o escara, parecida a la picadura de un insecto. Despues de 3 a 28 días del arañazo se comprueba la linfadenopatia en la región que drena el lugar de inoculación. Lo más normal es que se afecte un sólo ganglio linfático de forma evidente, de tacto blando y con acompañamiento de eritema en la piel que lo recubre, no abservandose línfangitis entre la lesión primaria y el ganglio linfático afectado.

El ganglio linfático oxilar es el más afectado, siguiéndole los ganglios linfáticos cervicales, preauriculares, pitrocleares, femorales o inguinales en un lado del cuerpo. La mayoría miden de 0.7 a 3.5 cm de diámetro y pueden, en los casos graves, supuran. Síntomas sistémicos leves semejantes a los de la gripe, ocurren en el 754 de los pacientes y con mucha mayor frecuencia en los niños. El ablandamiento de los ganglios remite gradualmente pero el agrandamiento e induración puede persistir semanas o meses.

En ciertos casos la enfermedad puede revestir mucha más gravedad. Así pues el síndrome oculo-glandular de Parinaud se presenta cuando el agente causante de la EAG se inocula accidentalmente en la conjuntiva palpebral a través del contacto con la mano contaminada despues de tocar a un gato, desarrollándose entonces una conjuntivitis granulomatosa con hipertrofia del ganglio linfático preauricular. A veces, puede existir manifestaciones neurológicas graves (encefalitis, convulsiones y coma) entre 7 y 42 días después de haberse detectado los síntomas iniciales. También se han descrito complicaciones respiratorias, cutáneas y óseas.

Diagnostico

Debido al gran número de enfermedades que pueden cursar con linfadenopatia aguda, es importante diferenciarla de la EAG. Hasta hace bien poco el diagnóstico de la EAG se confirmaba cuando en la anamnesis se descubría el contacto con gatos y existía clinicamente una lesión primaria; simultáneamente las investigaciones laboratoriales eran negativas para otras causas de linfadenopatia regional, la histopatología del ganglio linfático era compatible con las lesiones descritas en la EAG y se obtenía una prueba de piel positiva con el antígeno HangerRose. Sin embargo estos criterios van a cambiar tras la identificación de la bacteria causal descubierta en 1.993 por Wear y col.

El aspecto histopatológico de los ganglios linfáticos de pacientes con EAG no es patognomónico. En una primera existe hiperplasia de las células reticulares; posteriormente se desarrollan granulomas. Los gérmenes causantes de la EAG parecen ser Vacilos gram negativos pleomórficos, no acidoresintentes y de tamaño muy pequeño (están en los límites del poder de resolución del microscopio óptico). Estos microorganismos se encontraron en 34 de los 39 ganglios linfáticos examinados, dentro de las paredes de los capilares y en los macr6fagos, tapizando los senos en/o cerca de los centros germinales. El exudado supurativo, que frecuentemente es aspirado para realizar citología y cultivo, contiene por lo general muy pocos microorganísmos.

9231

Otra prueba diagnostica para la EAG es la prueba intradérmica llamada de Hanger-Rose; dicho antígeno se prepara por dilución de una mezcla de acumudado de los ganglios linfáticos supurativos de varios pacientes con la EAG confirmada. La naturaleza de las reacciones positivas sugiere que la EAG puede desarrollar una respuesta hipersensitiva célulo-mediada, observación que es apoyada por los intervalos que median entre el arañazo inicial, la aparición de las lesiones primarias y el desarrollo eventual de una linfadenopatía. Las pruebas cutaneas en general se hacen positivas a los 30 días de la infección y pueden persistir por muchos años. Usando un antígeno preparado de manera adecuada, aproximadamente el 95-t de las personas con EAG reaccionará en forma positiva. Estas tienen lugar en el 4* al 8% de la población general y en el 18 al 204 de los parientes sanos de pacientes con EAG. Pese a que la incidencia de EAG en los veterinarios nos es más alta que la de la población general, se encuentran pruebas cutáneas positivas en el 12 al 29% de ese grupo.

Sin embargo gatos implicados en la transmisión de EAG reaccionan negativamente al antígeno de Hanger-Rose.

¿Qué especie de bacteria es el identificado recientemente por Wear y col.?
¿Es esa bacteria el agente etiológico real de la EAG?
¿Por qué sólo parte de las personas arañadas por gatos desarrollan la EAG?
¿Puede ser cultivado el bacilo descubierto o simplemente es un microorganismo ubicuo, inoculado por cualquier herida punzante?
¿Es el gato como animal de compañía un riesgo potencial para la salud de sus propietarios?
Estas y otras preguntas pudieran ser alicientes para futuras líneas de investigación con respecto a esta zoonosis.

La enfermedad por arañazo de gato es una enfermedad que puede padecer personas de cualquier edad. La enfermedad afecta las manos a consecuencia de arañazos del gato; hay erosión, hipertermia y adenopatias localizadas. Si el paciente tiene inmunodeficiencia celular la enfermedad puede hacerse sistémica y se parece a una virosis. La enfermedad no es letal.

Antes se pensaba que el germen causante de la enfermedad era una bacteria y hasta hace pocos años se pensaba que es producida por una rickettsia, aunque recientes estudios han confirmado que es una bordetella.

La enfremedad por arañazo de gato se caracteriza por:
Fiebre intermitente y prolongada ,decaimiento general, pérdida de peso y agrandamiento de los ganglios regionales relacionados con la zona de ubicación del arañazo.
El proceso es auto limitado pero pueden ayudar a disminuir el tamaño y dolor de las adenopatías algunos antibioticos como la Rifanpicina, TMT.SMX, y ultimamente la Acitromicina.

 

Autor: veterinaria.org                                    Web: » Veterinaria.org