Imagen: Matt Gillman

La alimentación altera el estado de ánimo de los humanos, pero también el de los animales. Y es que la dieta de la felicidad no solo es una receta válida para las personas. La alimentación también influye en la felicidad de los gatos (y perros), dicen los científicos. En este artículo se detalla cómo los alimentos afectan a la felicidad de estas mascotas: por qué carnes y pescados frescos reducen el estrés felino, además de mejorar su descanso, y cómo la leche para gatos, sin lactosa, puede ayudarles a disminuir su ansiedad.

La dieta de la felicidad del gato, ¡existe!

La relación entre comida y felicidad se estudia desde hace décadas. A mediados de los años 80, científicos delInstituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU.) revelaron las bondades que un puñado de cerezas podía hacer por el estado de ánimo humano. Las virtudes antiestrés de esta fruta fueron recogidas de nuevo en 2011 por el European Journal of Nutrition. Los científicos esta vez afirmaban que las cerezas de la variedad morello omontmorency mejoran el ánimo porque son capaces de aumentar los niveles de melatonina, lo que ayuda a descansar y a evitar la ansiedad.

Imagen: Trish Hamme

Pero la alimentación no solo altera la felicidad de las personas: los gatos (y los perros) también están bajo el influjo de la dieta de la felicidad, aseguran los científicos. Un equipo de veterinarios del Servicio de Etología del Hospital Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona ha analizado cómo afectan la comida y los hábitos alimentarios a la alegría de los felinos.

A continuación se aportan sus principales conclusiones y varios trucos para hacer a los gatos urbanos más felices con ayuda de la alimentación.

Triptófano: el aminoácido del buen humor felino

El triptófano es uno de los 20 aminoácidos esenciales para formar las proteínas de los seres vivos, entre ellas, de los felinos. Estas mascotas necesitan obtener esta pequeña molécula a través de la alimentación, ya que eltriptófano está presente en comidas ricas en proteínas de origen animal, como los huevos, la leche, carnes y pescados, y también en cereales como la soja.

Imagen: Jamie McCaffrey

El secreto es que el triptófano ayuda a que el cuerpo de los gatos sintetice serotonina, un neurotransmisor esencial que afecta al sueño, reduce el estrés y mejora el control del apetito. “Cantidades bajas de serotonina en la sangre de los felinos se relacionan con un aumento de los comportamientos agresivos, y viceversa: ingerir triptófano a través de la dieta reduce el estrés del gato e incluso decrece su ansiedad por problemas de territorialidad“, afirma Valentina Mariotti, coautora de este estudio sobre alimentación y felicidad felina. No es, por tanto, casualidad que cada vez más alimentos comerciales para gatos incorporen suplementos de triptófanos, con la finalidad de reducir el estrés de los felinos.

Leches para gatos, ¿antiestrés?

La leche puede ser un alimento peligroso para algunos gatos tomada en exceso. Esto ocurre, en especial, cuando estos animales tienen intolerancia a la lactosa, un problema más frecuente entre perros que entre felinos. Sin embargo, las leches para gatos bajas en lactosa son una solución para aumentar la diversidad dietética.

Imagen: stephen jones

Además, con ellas se puede incrementar la felicidad de los felinos. “La alfa-casozepina, que se genera por la digestión de la leche en los gatos, puede reducir la ansiedad en las mascotas, tanto en canes como en felinos“, añaden estos científicos. Estos veterinarios, en consecuencia, recomiendan la leche para gatos como complemento al tratamiento de problemas relacionados con el estrés y la ansiedad.

 

 

Autor: Eva San Martín                                      Web: www.consumer.es