Comportamiento

Los jerbos son animales limpios, relativamente inodoros, de naturaleza curiosa y fáciles de manejar.  De hecho son tan amigables que subirán sin problemas sobre tu mano para coger un alimento que le ofrezcas aunque no les dediques mucho tiempo. Su vida es principalmente nocturna aunque saldrán de su cama si escuchan algún ruido que les cause incertidumbre.

Los jerbos. Cuidados de ésta simpática mascota

Han desarrollado la capacidad para reservar agua, aunque eso no quiere decir que no les pongamos, la necesitan igual que todos. Otra medida adaptativa que presentan es la tolerancia que tienen a  oscilaciones considerables de temperatura, incluso de 30ºC.  Si bien se aconseja que su temperatura ronde los 17-22ºC y con una humedad no mayor del 50%, sino su pelo se tornará mate y de aspecto grasiento.

Suelen llevarse bien aquellos que desde pequeños se han criado juntos, aún así es posible que si hay que separarlos durante un tiempo, al volverlos a juntar riñan, es mejor hacerlo poco a poco. Las hembras suelen ser más agresivas que los machos.

Hábitat

Para su contención en casa se pueden usar jaulas de metal con base de plástico o bien contenedores de cristal especiales tipo terrario, siempre y cuando tengan una buena ventilación y no haya concentración de gases. En el caso de usar jaulas hay que asegurarnos que no pasan entre los barrotes pues son muy ágiles y capaces de escapar por la mínima rendija.

Csas jerbos
Foto propiedad de: http://mascotas.hola.com

Como substrato se recomienda el uso de turba (depositar unos  5cm de grosor) y para el nido se aconseja por ejemplo papel. Las fibras artificiales como en la mayoría de especies pequeñas no se aconsejan porque pueden producir isquemias de miembros llegando incluso a la amputación. Incluso si se ingieren dichas fibras podrían provocar problemas digestivos. Tampoco es adecuado poner arena pues podrían sufrir abrasiones en el rostro, no es lo mismo tener todo un campo libre para desarrollar la actividad que los confines de una jaula.

Alimentación

Alimentación jerbos

Una mezcla de semillas con gránulos proteicos (bastarán unos pocos de los que le sobren al gato) además de verduras frescas es una buena base en su alimentación. Las semillas oleosas (girasol, sésamo…) y los frutos secos les gustan mucho, podemos ofrecérselos como golosinas pero no como dieta única pues podrían sufrir de osteodistrofia/osteoporosis por deficiencia de calcio, que conlleve problemas mayores como fracturas y alteraciones óseas.

Autor: Domingo García                                  Web: www.blog.vetjg.com