Las piómetras son infecciones bacterianas uterinas graves que se caracterizan por presentar un acúmulo de material purulento en la totalidad de los cuernos y cuerpo uterino, es decir, todo el útero está completamente lleno de pus. Son frecuentes, por ejemplo, en perras no esterilizadas, algo menos en gatas enteras y más raras en otras especies como huronas, conejas o hámsters.

Piometra de Rita

 

Las causas de esas infecciones pueden ser muy variadas pero en las huronas están muy relacionadas con la presencia de enfermedad adrenal y/o con celos que no acaban en monta y gestación. Uno de los motivos por los que los veterinarios recomendamos esterilizar químicamente a las huronas es para evitar las piómetras. Aunque en la esterilización química no se extirpa el útero se prefiere esterilizar a las huronas mediante éste método porque, además de evitarse casi en su totalidad enfermedades uterinas, se reduce mucho la aparición de la enfermedad adrenal.

 

Rita hurona con piometra

Aquí presentamos el caso de Rita,  una hurona de 4 años no esterilizada que acudió a nuestra clínica en horario de urgencias por dolor abdominal intenso, vómitos, debilidad de las extremidades posteriores, fiebre alta. Tras las realización de algunas pruebas (radiografía, ecografía, gasometría y analítica sanguínea) se diagnosticó una infección generalizada del útero (piómetra) con reacción peritoneal, anemia, inmunosupresión, azotemia y reactividad hepática. Rita fue trasladada a una incubadora y sometida a un tratamiento agresivo con fluidoterapia, antibioterapia y otros fármacos intravenosos, de modo que cuando se estabilizó su situación se procedió a extirpar urgentemente todo el sistema reproductor quirúrgicamente. El postoperatorio ha sido duro pero con ayuda de las medicinas adecuadas, cuidados y las visitas de sus propietarios, ahora, varios días después, se recupera favorablemente 😃

 

Autor: Miguel Gallego                                 Web: Centro Veterinario Madrid Exóticos