Homenajes a la Unidad Canina de los Mossos d’Esquadra

Homenajes a la Unidad Canina de los Mossos d’Esquadra

La escultura, que representa a un perro, es un recuerdo a los 200 perros que han formado parte de la Unidad Canina desde el año 1991

El conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, ha inaugurado esta tarde el Monumento Canina en el Complejo Central de Egara de los Mossos d’Esquadra en recuerdo y homenaje a todos los perros que han formado parte de la Unidad Canina desde la creación de esta unidad en 1991. El monolito, que representa un perro y mide 1 metro de altura y pesa 300 kg., quiere ser un reconocimiento de los guías de la Unidad canina, y del propio cuerpo del Mossos d’Esquadra, a los más de 200 perros que han formado parte de esta unidad desde su creación ya su labor realizada a lo largo de estos años.

El acto de inauguración ha contado con los parlamentos del conseller Joan Ignasi Elena, del comisario de la jefatura, Eduard Sallent, y de una agente de la Unidad Canina (UCAN) y ha contado con la presencia como invitados de los bomberos de la Generalitat y de Andorra, la Guardia Urbana de Barcelona, ​​la policía andorrana, el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y la Ertzaina. Los dos hijos y la esposa de un agente de la Unidad Canina que murió hace tres años han sido los encargados de destapar el monolito.

La Unidad Canina de Mossos d’Esquadra se creó en 1991 con el objetivo de poder desarrollar las primeras tareas durante los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, y actualmente está formada por 57 agentes y 55 perros. En 2021 llevó a cabo 1.460 servicios de detección de explosivos, 404 servicios de detección de drogas y 100 servicios en búsqueda de personas.

Después de un adiestramiento específico, los perros de la UCAN son capaces de detectar explosivos, sustancias narcóticas, billetes, armas y participaron en la búsqueda y localización de personas. La unidad se estructura en distintos grupos especializados. Así, los perros que forman parte se incluyen con su guía canino en uno (o varios) de los grupos de explosivos, drogas y búsqueda de personas.

Aparte de las tareas operativas, los perros de la Unidad se utilizan también en talleres para personas que presentan algún tipo de discapacidad mental. Entre otros, han colaborado con la Fundación Catalana de Síndrome de Down y la Fundación Aspace Catalunya para personas afectadas por parálisis cerebral.

Una unidad exclusiva para perros seleccionados

Los perros policía tienen capacidad olfativa 100.000 veces superior a la de las personas y saben distinguir un olor concreto. Aunque pueden ser de varias razas, destacan aquellas que han tenido un vínculo especial como los humanos (el pastor alemán, belga, el labrador retriever, el border collie, etc.). Sin embargo, sólo se seleccionan aquellos ejemplares que presentan las características idóneas: gran resistencia física, temperamento activo y alegre, buen comportamiento social, valientes pero no agresivos con las personas o de otros perros y curiosos, gran capacidad para aprender, adaptabilidad. .. Y en función de la especialidad, el gos tendrá que presentar unas u otras calidades.

La vida laboral de un gos de la Unidad Canina es de aproximadamente 8 años, se necesitan 5 meses para formarlos y 6 meses más de prácticas. Tras la formación, prestan servicio durante unos años a distintas especialidades policiales. Cuando terminan sus años de servicio se ofrecen en adopción para que vivan su jubilación con una familia y una casa que las cuide. Dentro del Complejo Central de Egara, la Unidad Canina cuenta con 4.000 m2, entre los que se encuentran las oficinas, las perreras y el campo de entrenamiento canino donde perros como guías reciben formación continua.