Ya es oficial, estamos en verano, la estación donde más nos movemos, viajamos y hacemos planes fuera de casa. Este año, aunque no tengamos tanta libertad de destinos como antes, seguro que a la mayoría nos pilla con muchas ganas de salir y conocer otros lugares, volver al pueblo o ir sencillamente a la playa. Sin embargo, para aquellos que tenemos mascotas, en especial si es un compañero felino, además de tener que organizar todos los preparativos para nuestro viaje, también debemos pensar qué hacemos con él cuando nos vayamos de casa por unos días.

Existen varias opciones a tener en cuenta y escoger una u otra dependerá de aspectos como el tiempo que vamos a estar fuera, la personalidad y carácter de nuestro gato, el presupuesto disponible y la situación personal de cada uno. Por eso, desde Sanicat, marca experta en arena para gatos, os ofrecemos una serie de consejos básicos para que sepas lo que tienes que hacer con tu gato durante este periodo y puedas irte con total tranquilidad a disfrutar de unos días fuera de casa.

 

Gato gris

El hogar, la opción más segura para nuestro gato

Los gatos son animales muy susceptibles a los cambios, por lo que llevarlos a un lugar desconocido probablemente les genere ansiedad. Esto es porque los gatos son animales “sedentarios” y territoriales, se sienten seguros en su hogar. “Cambiar de ‘territorio’, así como desplazarse, implica para ellos sufrir mucho estrés y, como es lógico, no entienden por qué se les aleja del lugar donde se sienten seguros”, añade Ignacio Duch, I&D manager de Sanicat. Si para un perro lo más importante es seguir al lado de su compañero humano, vaya donde vaya éste, los gatos necesitan estar en su entorno para estar tranquilos y cómodos.

Por ello, la opción más segura para nuestro gato cuando nos vamos de vacaciones es que se quede en casa, aunque con algún matiz. Aunque muchas personas creen que nuestros felinos, con una personalidad aparentemente más independiente, pueden quedarse solos en casa sin ningún problema, ¡eso es un error! “Los gatos requieren atención diaria por nuestra parte y con dejarles kilos de comida y litros de agua no es suficiente, si pensamos ausentarnos unos días”, explica Ignacio.

En este caso, lo ideal es que encontremos una persona que vaya a verlo a diario, que limpie su bandeja de arena, le ponga agua fresca, compruebe que tiene comida, juegue un poco con él o simplemente le haga compañía, siempre y cuando él quiera, ya que hay algunos que son muy asustadizos en ausencia de su dueño. Asimismo, es importante dejar indicaciones a la persona que va a cuidar a nuestro gato sobre su carácter, sitios donde se suele esconder y dejar su cartilla sanitaria a mano, así como los datos de contacto de su veterinario. También procura estar siempre disponible por teléfono por si ocurre algún problema o surge alguna duda.

Si no tenemos a nadie que pueda hacerse cargo de nuestro gato, siempre existe la posibilidad de contratar un canguro especializado en cuidado de gatos. Intenta buscar referencias de uno en tu población. Normalmente son gente amante de los animales que los tratará con mucho amor y cuidado, con lo que con darle las pautas anteriores será más que suficiente.

Para ausencias muy largas, hay otro tipo de opciones, como llevar al gato a casa de un amigo o familiar. En este caso, el gato necesitará un tiempo de adaptación y unas sencillas pautas para sentirse tranquilo.

Hoteles y residencias para gatos, ¿una opción viable?

“Los gatos, por lo general, son poco susceptibles a los cambios, pero existen algunas excepciones. Aunque son una minoría, también hay felinos que son muy extrovertidos, sociables y se adaptan sin problemas a cualquier entorno”, afirma Ignacio. Si tu minino encaja dentro de esta categoría, llevarlo a un hotel o residencia felina puede presentar múltiples ventajas. Además de tener una atención constante, se relacionará con otros gatos, disfrutará de nuevos ambientes y se mantendrá entretenido.

Actualmente, son muchas las residencias que cuentan con servicios variados y distintas comodidades. Por ello, lo más recomendable es que compruebes cada uno de sus servicios y garantices que se adaptan a tu gato, ofrecen atención permanente, cuidados, comida de calidad, sesiones de juego y, en definitiva, se preocupan por su bienestar en tu ausencia. Para ello, no dudes en consultar a tu veterinario de confianza, ¡seguro que puede recomendarte el mejor lugar!

Trasnsportin Gatos

El gato se viene con nosotros de vacaciones

Cuando se trata de periodos de vacaciones más largos, existe la opción de que el gato también se venga con nosotros de vacaciones. Viajar con nuestra mascota parece idílico, puesto que permite combinar el placer de viajar con el de compartir un momento bonito con nuestro amigo felino. Ahora bien, hay que tener en cuenta el lugar al que vamos y si el gato lo va a aceptar. “De nuevo, es importante tener en cuenta si el carácter del gato es afín a este tipo de aventuras. Además, si hemos acostumbrado al minino a viajar, será mucho más sencillo”, afirma Ignacio.

Como ocurre con nosotros, antes de salir de casa debemos preparar lo necesario para el gato. Por un lado, el equipaje (transportín, comida, agua, etc.); por otro, hay que preparar al gato para el viaje. Sería interesante que hiciéramos una visita al veterinario para asegurar que su salud es correcta e identificar al gato con microchip (si no lo has hecho ya). También podemos aprovechar para consultarle sobre técnicas o trucos que ayuden a calmarlo durante el trayecto.

Sea cual sea la opción que elijamos este verano, lo más importante será tener en cuenta el bienestar y la seguridad de nuestro gato. Así, podrás comenzar tu viaje con la tranquilidad de que tu amigo está bien y, en caso de que se quede en el hogar, esperando a que vuelvas de nuevo.