Esto es lo que debe de pensar un gato cuando entra un insecto volador en casa !A cazar! !Voy a divertirme! Pues eso que nuestro pequeño minino con alma de gran cazador nos puede costar un disgusto serio. En este artículo te explicamos que le puede ocurrir a tu «peludo» en esa sesión irresistible para sus instintos de caza.

Gato cazando

 

Picaduras de insectos en gatos

Las picaduras de insectos voladores en gatos no son muy habituales pero eso no significa que de vez en cuando ocurran. Las picaduras más habituales suelen ser de abejas, avispas, mosca negra, hormigas. Estas suelen presentarse en primavera y verano que es cuando hay un mayor número de insectos. Aunque las arañas no son insectos, también nuestros «peludines» pueden sufrir sus adversos efectos.

Es fácil identificar una picadura porque la zona afectada sufrirá un enrojecimiento que derivará en la mayoría de los casos en picazón e hinchazón de la zona. Las zonas más frecuentes de picaduras son la cara, boca y las patas traseras.

Sí hay una reacción alérgica a la picadura del insecto puede producirse dificultad respiratoria, aumento o descenso de la frecuencia cardíaca, hipersalivación, diarrea y/o vómitos. Es importantísimo acudir a la consulta veterinaria cuánto antes. 

Gato cazando

Insectos que producen picaduras

Los insectos más comunes que producen picaduras a nuestros gatos son:

Abejas

El aguijón que tiene una abeja está diseñado para quedarse dentro de la piel. Cuando la abeja se separa de la zona donde ha picado muere. Sí la abeja ha picado a nuestro gato en la zona de la trufa o en la lengua y ves que se le inflama, acude inmediatamente al veterinario porque puede darse una reacción alérgica que puede poner al minino en serio peligro.

Avispas

Los aguijones de las avispas al contrario que las abejas no se quedan dentro de la piel pero causan más dolor y la avispa puede picar varias veces si se ve acosada o provocada. Si ves que la zona se hincha acude urgentemente al veterinario.

Mosca negra

La mosca negra no pica como tal, muerde con sus mandíbulas. Es un insecto hematófago, es decir que chupa la sangre a sus víctimas. Lo más curioso es que esta acción solo la realizan las hembras de la especie. La mordedura es muy dolorosa y mientras la lleva a cabo inocula un anestésico que es anticoagulante y vasodilatador. Así pasa desapercibida mientras ingiere su sustento. El resultado que dejará es una herida inflamada y sangrante. Es muy importante que el felino no se rasque porque son heridas fácilmente infectables.

Mosquitos

No presentan más importancia que la incomodez que supone para nuestro felino tener una picadura en las almohadillas, en las orejas, o en la cara. Al picarle suele estar rascándose o lamiéndose todo el tiempo por lo que la herida se puede lacerar e infectar. Por otro lado no hay que olvidar que dependiendo los flebotomos puede transmitir la leishmaniosis.

Hormigas

La hormiga más peligrosa para nuestros gatos es la «hormiga de fuego», detectada en España desde el año 2.018, aunque su zona de procedencia va desde Brasil, Argentina hasta UruguaySon una especie muy agresiva. Se han detectado casos en estas zonas de ceguera en perros, gatos y animales de granja al clavarles el aguijón que portan directamente en los ojos. Su picadura es muy intensa y produce un ardor. El resto de las especies de hormigas no son peligrosas para los gatos.

 

Autora: Antonia Villaba

 

Gato cazando