Imagen: MartinaOsmy

La mitad de las familias españolas considera a sus perros y gatos parte de su familia. Esto explica por qué el 50% de las personas que viven con canes y el 25% de quienes comparten su vida con gatos ya han viajado con sus peludos amigos. Muchos de ellos también lo harán de nuevo esta Navidad. Para ellos va dirigida la siguiente guía esencial para tener un viaje feliz con perros y gatos en el coche, sin mareos, estrés ni peligro.

Viajar con perros y gatos en Navidad, cada vez más normal

La mitad de los 5,5 millones de perros españoles ya viajan con su familia humana en vacaciones

Más de la mitad de los españoles asegura que su perro o gato es parte de su familia. La cifra no es despreciable: uno de cada dos hogares comparte su vida con un can o felino, es decir, un total de 5,5 millones de perros y cuatro millones de gatos. Y cada vez son más.

Pero también son más las personas que quieren compartir su tiempo con ellos, algo que incluye el periodo de descanso de Navidad. De hecho, el 54% de las personas que viven con canes ya han llevado consigo en vacaciones a su peludo compañero, lo mismo que el 26% de las personas que viven con mininos, según un estudio realizado por la plataforma HomeAway.

Para quienes viajen con su perro o gato estas Navidades, van los siguientes consejos.

Viajar con perros en Navidad: ¡adiós mareos!

Imagen: damedeeso

Los canes se marean en los coches, igual que las personas. No estar acostumbrado a los viajes, comer justo antes de salir o no estar tranquilo y relajado son motivos más que suficientes. Sin embargo, “los mareos en el automóvil son aún más frecuentes entre los cachorros“, explica la veterinaria Kathy Diamond, de la red de información veterinaria profesional VIN. El motivo es que los oídos de los perritos aún no han acabado de desarrollarse. Por ello, también son menos eficientes cuando se trata de mantener la sensación de equilibrio.

¿Cómo reconocer a un can mareado? Los síntomas incluyen inactividad, apatía, ansiedad y estrés, bostezos repetidos, exceso de jadeos y de babeo, así como vómitos. “Los perros que se marean suelen estar poco acostumbrados a los viajes”, explica la veterinaria Ana Beck. A estos animales el automóvil les resulta un espacio extraño. Por ello, es tan importante, antes de salir, intentar que el can se familiarice poco a poco con el vehículo. El truco es conseguir que asocie el viaje con una experiencia positiva. “Podemos meter dentro del transportín de viaje, o en la zona trasera si el perro es grande, su colcha y juguetes preferidos. De este modo, el coche será un espacio más agradable para él”, dice la veterinaria.

Viajar con gatos en coche esta Navidad

Imagen: superscheeli

Los felinos no son amigos de los viajes, pero anclar su transportín en el asiento trasero del vehículo, utilizar feromonas y darles de comer tres horas antes de iniciar el trayecto son trucos que les ayudan.

  • Llevar al gato en transportín. Un viaje seguro con estos animales implica elegir un buen transportín. La mayoría de los veterinarios coincide en recomendar los que son rígidos y tienen rejillas, ya que son más seguros. ¿Dónde colocarlos? El asiento trasero del coche es el emplazamiento más seguro. El receptáculo debe estar bien anclado con el cinturón de seguridad, de modo que no se mueva en caso de frenada repentina.
  • Acostumbrar al felino al automóvil. Los viajes del gato en coche serán menos estresantes, si el animal se acostumbra al vehículo antes de las vacaciones.
  • Tranquilidad. Cuando se viaja con gatos (y perros) en el automóvil es importante mantener la calma. El volumen del equipo de música debe estar bajo y las ventanas del vehículo subidas hasta arriba, para evitar que los ruidos de la carretera puedan atemorizar aún más al felino.

Autor: Eva San Martín                                                                                    Web: www.consumer.es