Guía para mitigar el miedo de tu mascota a los petardos

Una navidad más nuestras mascotas no se van a salvar de los temidos petardos o fuegos artificiales, es nuestro trabajo ayudarles a calmar los sustos siguiendo una serie de consejos.

El ruido que omiten estos artefactos son la pesadilla de la mayoría de los perros, llegando al punto de causarles un sufrimiento inaguantable que puede incluso repercutir en su salud.

Vamos a seguir los consejos de la veterinaria Victoria Ramiro para crear un ‘lugar seguro’ en nuestro hogar que amortigüe el estruendo y los destellos de los fuegos artificiales y para acostumbrar a nuestro peludo a ellos.

Preparación

1. Crear un rincón seguro. Un lugar en el que se sienta seguro y acostumbrarle a que lo use, así los días de mayor frecuencia de petardos nos hará caso cuando le digamos que se quede en su acogedor espacio. Esta zona de seguridad debe estar e una habitación que esté lo más alejada posible del ruido. En el caso de que siempre elijan el mismo sitio para esconderse, créale la zona de confort ahí.

2. Construiremos una cuevita para él. Con un transportín (la mejor opción) o una caja grande. Dentro de ella ponemos un cojín y algún muñeco suyo y por fuera la tapamos con una manta para aislarla el ruido.

3. Calmante con la feromona canina de apaciguamiento. Un producto que se enchufa a la corriente y expulsa esta feromona que emite la madre para comunicarle a sus cachorros que ella es el “sitio seguro”. Este mensaje lo entenderá un perro tenga la edad que tenga, así que marcamos la estancia con, por ejemplo, el difusor de Adaptil. Ten en cuenta que solo él va a oler este producto.

4. Acostúmbrale a tumbarse en ese lugar. Hazlo utilizando el spray del calmante y llevando sus objetos preferidos a la “cueva”. Ten paciente, deja que entre el solito y cuando esté tumbado ahí acaríciale y quédate un rato con él. Necesita su tiempo para adaptarse.

El día concreto

Hay unos días en los que se tiran el mayor número de petardos, véase Nochebuena, día de Navidad y, sobre todo, Nochevieja. Por supuesto, también nos sirve para la Noche de San Juan, las fiestas del pueblo, el día principal de Las Fallas…

  1. Sácale a la calle en las horas de menos jaleo.
  2. Evita las zonas donde más petardos se tiran, aunque el parque de al lado de tu casa sea uno de ellos.
  3. Que haga deporte, para que esté entretenido, haya ocupado la mente y no vuelva a casa con toda la energía.
  4. Cierra las persianas de la zona en la que vaya a a estar, así evitarás que le sorprenda la luz del petardo.
  5. Ponle música que tenga ritmos continuos. Acostúmbrale antes, poniendo en volúmenes graduales la música, y el día de los petardos el perro no sabrá si era un efecto acústico o era un petardo.

Lo ideal ese día es quedarnos con ellos para que vean que no se quedan solos.

Web: www.mascoteros.com