Desde la Clínica Veterinaria del Refugio queremos notificar la presencia de un brote de Panleucopenia detectado en las colonias felinas de Meis y Cambados causando la muerte de una gran cantidad de gatos, sobre todo menores de un año. Este brote no solo ha afectado a gatos de colonias sino que también hemos sido testigos de casos en gatos caseros (en Ribadumia y en Vilalonga) que tienen acceso al exterior. Os explicamos en qué consiste la enfermedad y los síntomas para poder reconocerlo a tiempo y de esta manera evitar que se sigan contagiando más animales.

Gato tumbado

¿Qué es la panleucopenia felina?

La panleucopenia felina es una enfermedad producida por un parvovirus felino muy resistente al entorno. Este es un virus DNA, con especial tropismo por infectar células con alto grado de división como por ejemplo el epitelio intestinal, la médula ósea o los tejidos linfoides. Es un virus muy contagioso, en parte debido a su gran resistencia al medio ambiente, pudiendo sobrevivir hasta 1 año de manera libre en el entorno.

Síntomas de la panleucopenia felina

Los síntomas de un gato afectado por panleucopenia felina pueden variar de un animal a otro, dependiendo de factores como la edad o el estado del sistema inmune. Podemos observar en nuestro gato una manifestación leve o un cuadro clínico de gravedad. Debemos sospechar de la presencia de esta enfermedad si nuestro gato presenta síntomas como los siguientes:
  • Anorexia
  • Apatía
  • Postración
  • Fiebre
  • Vómitos
  • Diarrea, normalmente con sangre
  • Deshidratación
  • Anemia
  • Aborto
  • Descoordinación y posturas anómalas, sobre todo en gatitos afectados en el útero
De observar alguno de los síntomas de la panleucopenia felina, hay que acudir de forma urgente al veterinario para iniciar el tratamiento lo antes posible. Sobre todo en los gatitos más pequeños, la panleucopenia puede causar la muerte en cuestión de horas.

Tratamiento para la panleucopenia

La probabilidades de no superar esta enfermedad en gatos pequeños es mayor. Esto se debe a que su sistema inmunológico no está totalmente desarrollado. Entre otras cosas el virus daña los intestinos, lo que puede permitir que las bacterias que se encuentran en sus intestinos entren al flujo sanguíneo del gato y causen una septicemia, con el gran inconveniente de la significativa disminución de glóbulos blancos que a su vez está generando. Si el gato sobrevive cinco días, sus posibilidades de recuperación se incrementarán significativamente.
Por desgracia, no existe tratamiento etiológico para esta enfermedad, nuestra gran aliada es la prevención mediante la vacunación. Una vez nuestro gato ha contraído la enfermedad el tratamiento es meramente sintomático a la espera de que su sistema inmune resista y venza al virus.

Panleucopenia felina: desinfección y limpieza

El virus de la panleucopenia felina es muy resistente en el entorno, independientemente de las condiciones climatológicas puesto que llega a sobrevivir hasta un año. Además, la mayoría de los desinfectantes de uso común en los hogares no consiguen eliminarlo. Solo lo hace la lejía. Por eso se recomienda tirar todos los objetos que hayan estado en contacto con el gato enfermo y utilizar lejía en aquellos de los que no nos podamos desprender. Se aconseja utilizar primero un detergente enzimático y después aplicar la lejía y dejarla actuar durante 10 minutos. La dilución efectiva es de una parte de lejía por 30 de agua.
Por supuesto, deberás vigilar que el resto de animales que vivan en el hogar no entren en contacto con la lejía para que no puedan intoxicarse.
Agradecemos difusión, los gatos caseros que salgan a la calle es importante que estén vacunados de manera correcta.
Y también queremos recordar la importancia de la castracion ya que hay muchísimos gatos malviviendo en las calles que una vez se infectan de este virus tienen muy difícil sobrevivir (y por muchos otros virus a los que los gatos callejeros están expuestos).