Un año más, por estas fechas, queremos recordaros esta grave enfermedad para tomar medidas de prevención.

Casi cualquier animal puede verse afectado por un golpe de calor en condiciones extremas (alta temperatura, alta humedad, poca ventilación, falta de agua, etc. Pero animales como los conejos, las cobayas o las chinchillas, junto con las razas de perro braquiocefálicas (bulldog, carlino, etc) están más predispuestos a sufrirlos.

Los conejos, las cobayas y sobre todo las chinchillas no están adaptados a temperaturas por encima de 25ºC (lo ideal serían <20ºC) y pueden “recalentarse” 🤒. Son especies muy sensibles al calor porque no pueden sudar, ni jadear y tienen una capa de pelo espesa… es decir, poseen pocos mecanismos para perder calor porque en el hábitat de donde son originarios el clima no lo hace necesario. Únicamente pierden calor respirando un poco más rápido y, en el caso de los conejos, gracias a la vascularización de las orejas, que se ingurgita para ayudar a perder calor por convección.

Los síntomas que observaremos en una animal que ha sufrido un golpe de calor son babeo, mucosas/orejas/almohadillas muy enrojecidas, respiración muy acelerada (como si temblaran), convulsiones, desorientación, incoordinación de movimientos… Debemos acudir rápidamente al veterinario y mojar a nuestro animal con agua fresca (no helada) mientras llegamos para reducir la temperatura corporal. El calor excesivo provoca edema cerebral, coagulación intravascular diseminada y fallo multiorgánico en último término.

🆘 ES UNA ENFERMEDAD MUY GRAVE QUE HAY QUE TRATAR DE URGENCIA 🆘

¿QUÉ PUEDO HACER EN CASA SI HACE MUCHO CALOR (Tª>25ºC)?

Evidentemente, lo mejor es el aire acondicionado a 21-25ºC pero si no disponemos de eso hay varios “trucos” que van a ayudar a que nuestra mascota esté más fresca pudiendo evitarse un golpe de calor:
-Botellas de cristal de agua congelada o baldosas que hayamos metido previamente en el congelador. Podemos tener varias e ir cambiándolas; hay muchos que se ponen cerca o incluso se abrazan a ellas cuando tienen calor.
-Agua fresca siempre disponible, incluso con parte del agua congelada.
-Verduras mojadas en agua fresca sin escurrir.
-Ventilador, siempre que no suponga demasiado estrés.
-Mojar las orejas y el cuerpo con agua fresca con nuestras manos, no meterlos debajo del grifo. Sobre todo, en las horas de más calor.
-Darles acceso a las zonas más frescas de la casa.
-Nunca dejarles encerrados en una habitación en la que entre el sol y se produzca “efecto invernadero”.

Golpe de calor

O…como bien proponen Carmina y Hortensia, unas vacaciones en la playa, debajo de una palmera tomando algo fresquito 😉 (Nuestras chicas siguen buscando casa).

Autor: Miguel Gallego                           Web: Centro Veterinario Madrid Exóticos