El senador Carles Mulet, de APDDA, ha pedido al Ejecutivo medidas para una estrategia eficaz e integral para prevenir los envenenamientos ilegales de fauna silvestre

El Gobierno ha asegurado al senador Carles Mulet, miembro de la ‘Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales’ (APDDA), que está valorando incluir aspectos agravantes al uso ilegal de cebos envenenados, en el Código Penal, o en los baremos de las infracciones contempladas en la ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad (42/2007).

La información ha sido recibida a raíz de una pregunta escrita, presentada por el senador, en la que solicitaba sanciones más severas y efectivas a toda persona u organización que promueva o realice dichos envenenamientos ilegales que afectan a la fauna silvestre, en todo el territorio español.

 

 

Lince Ibérico
Lince ibérico del programa Ex-situ Conservation

 

Según ha denunciado Mulet, “entre 1992 y 2017, se ha confirmado la muerte por consumo de cebos envenenados de 21.260 animales, pudiendo llegar la cifra real a más de 200.000, en un total de 9.700 delitos contra la fauna, y generando un impacto muy grave en la biodiversidad española”. Las rapaces sería el grupo de animales más afectado (35%), seguido de los domésticos (21%) y de los carnívoros terrestres (9%). El uso ilegal de veneno “impacta en especies como el buitre negro, el buitre leonado, el alimoche, el quebrantahuesos o el milano real. Todas estas especies, en su mayoría amenazadas, junto a otros mamíferos, como el oso pardo, lobo ibérico, lince ibérico o zorro, son víctimas todos los años del uso de cebos envenenados, un problema que también afecta a numerosas mascotas en entornos urbanos”.

El Ejecutivo también ha informado que “actualmente, está en proceso de actualización la Estrategia Nacional de lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados en el medio natural, aprobada en 2004”, estándose, en este momento, “a la espera de que las Comunidades Autónomas remitan, en el seno del Comité de Flora y Fauna Silvestres de la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, la información estadística precisa que permita realizar una evaluación conjunta del cumplimiento de la Estrategia durante estos últimos 15 años, y así poder proponer las líneas de actuación prioritarias a nivel estatal”.

Mulet ha señalado que el veneno más utilizado en España es el carbamato aldicarb, sustancia prohibida desde el año 2007 – y que aparece en el 40% de los episodios registrados -, seguido del carbofurano (24% de casos), prohibido desde 2008, y la estricnina (5%), prohibida desde 1994. También que los municipios de Tudela, Zaragoza, Bunyola y Albacete son los principales ‘puntos negros del veneno’ en España.