El Gobierno de Canarias ha declarado la guerra a los animales de las islas. En lugar de optar por métodos éticos no lesivos, como los que llevamos años presentando a las diferentes administraciones y se aplican en cientos de ciudades de España, han decidido contratar a la empresa Gesplan y gastar cientos de miles de euros en capturar y matar gatos y hurones. ¡Es una vergüenza!

Esta semana, representantes de PACMA, la Asociación SOS Felina y la Asociación de Amigos de los Animales El Juaclo nos hemos reunido con la consejera y el director de Medio Ambiente de Canarias, además de una persona de la empresa Gesplan. Acudimos, junto a SOS Felina, a petición de El Juaclo como asesoramiento experto y nuestra intención era la de defender métodos éticos y respetuosos para el control de las poblaciones de animales que el Gobierno canario considera «invasores», pero nos hemos topado con un muro inamovible que no quiso escuchar las alternativas propuestas.

 

 

Pese a no haber realizado ningún censo oficial, que es siempre el primer paso para averiguar la población de cualquier especie, han contratado a una empresa para capturar a gatos «asilvestrados» y hurones y matarlos cruelmente. Para ello, colocarán jaulas trampa no selectivas, en las que además puede caer cualquier animal, con el consiguiente peligro para su integridad.

El Gobierno canario ha estipulado que los felinos serán matados con inyección letal, pese a que ningún veterinario de la zona ha accedido a realizar la eutanasia injustificada en animales sanos. En el caso de los hurones, barajan ejecutarlos in situ con pistola de aire comprimido y, en caso de no matarlos, entregarlos al colectivo de cazadores, donde su fin será todavía más cruento.

Toda esta barbarie será financiada con dinero público, de todos los habitantes de Canarias, con un presupuesto que supera los 273.000 euros. Esta cuantía podría dedicarse a aplicar una alternativa ética, pero el ejecutivo canario parece empeñado en maltratar y acabar violentamente con la vida de estos animales.

De hecho, el Gobierno canario, que durante la reunión habló en todo momento de la isla de El Hierro como escenario de la cruel erradicación, ya destinó 599.263,74 euros en agosto de 2020, a beneficio de la misma empresa, para exterminar animales en la isla de Tenerife. Se trata de una administración que escoge sistemáticamente la violencia, el maltrato y la muerte de animales como primera opción.

¡No podemos permitir esta aberración! Por eso estamos estudiando acciones legales para evitar que cientos de gatos y hurones sean matados sin ninguna compasión. Existen métodos alternativos y eficaces de control de las poblaciones. La muerte de animales nunca es la solución.