Sí tú gato cuando te ve te saluda poniéndose «patas arriba», !enhorabuena! confía plenamente en ti, ¿pero entonces por qué a la mínima que le estoy tocando me da un pequeño mordisco?

El estar «panza arriba» indica que «está de buen rollo contigo», pero al mismo tiempo en esta postura se encuentra indefenso ante un posible ataque, por lo que en cualquier momento puede dar lugar a una sacudida o salto imprevisible, aunque no haya motivo para ello, pudiendo arañarnos y hacernos daño, ya que en ésta posición algunos de sus órganos vitales quedan al descubierto.

 

Gato patas arriba - Canelo

 

El tocar la «barriguita» a nuestro peludo felino son palabras mayores. Lo mejor es saludar a nuestro gato empezando por la cabeza y poco a poco ir al encuentro de esa barriga apetecible de acariciar, pero !ojo! siempre con mucho tacto y sin hacer movimientos bruscos. En el momento que nuestro gato nos agarra la mano o nos muerde un dedo nos está comunicando que ya no le gusta que le toques el vientre, así que muy delicadamente retira la mano y no le regañes porque simplemente te está haciendo saber en qué está de acuerdo y en qué no en tú forma de relacionarte.

 

Gato patas arriba - Canelo

 

Recuerda que está confiando plenamente en ti al ponerse de éste modo y mediante su cuerpo está transmitiendo como se encuentra, es decir su estado de ánimo y sus emociones en ese momento. Si tu gato tiende a acompañarte a la hora de dormir con esta postura te está trasladando que se siente genial a tu lado, seguro y cómodo.

Por otro lado si ves que tu gato se «pone patas arriba» y se rasca contra una alfombra o superficie simplemente significa que está relajado. Otra cosa es si se frota a menudo en esa parte de su cuerpo porque puede significar que está desarrollando algún tipo de alergia o tiene algún parásito externo (pulgas) y debemos llevarlo al veterinario lo antes posible.

 

Autora: Antonia Villalba                                                          Web: www.infomascota.com