Autor: Royal Canin                  Web: www.royalcanin.es

gatos

La elección de un gato plantea diversas dudas, tales como si lo queremos de una raza concreta o no, si preferimos un sexo u otro, incluso un ejemplar joven o de mayor edad.

Pero aunque no parezca muy importante también debe valorarse si es mejor que tenga el pelo corto o largo.

En realidad, los cuidados generales durante el crecimiento son los mismos para todos los gatitos, que deben centrarse en facilitarles una alimentación equilibrada adaptada a las necesidades propias del desarrollo y en los cuidados sanitarios que marque el veterinario. Pero en los gatos de pelo largo hay que tener en cuenta los materiales adicionales para conseguir que su pelo esté en perfectas condiciones.

A este respecto, según el tipo de pelo puede bastar con un cepillo o una carda, pero en algunos casos podría ser necesario añadir un peine, tijeras para recortar y productos cosméticos, como el champú y el acondicionador. Sí, los gatos de pelo largo se mantienen mejor si son bañados con cierta frecuencia y se utilizan productos adecuados para la piel del gato.

Todos los gatos deben ser cepillados, especialmente durante la época de muda, ya que con ello se consigue que ingieran menos pelo con su atusado natural, se retira mucho pelo que luego no acaba en el sofá, en la cama o en la propia vestimenta, pero es más necesario en el caso de los gatos de pelo largo, que en el Persa puede llegar a ser casi diario.

Si hasta ahora has pensado que se puede tener un gato de pelo largo sin cepillarlo frecuentemente, te aseguramos que en menos tiempo de lo que crees tu gato estará lleno de nudos y que éstos sólo desaparecerán con la intervención de un peluquero profesional, aunque llegados a este extremo la única solución sea un rasurado completo.

Como habrás visto, hemos tratado a los gatos que tienen pelo, sea éste más o menos largo, pero te recordamos que también los hay sin pelo, como el Sphynx o el Peterbold, que no son muy recomendables si van a vivir en lugares fríos, ya que no tienen protección y necesitan temperaturas ambientales proporcionalmente altas. Por el contrario, razas como el Bosque de Noruega o el Maine Coon son muy resistentes al frío.

Recuerda, antes de elegir un gato de pelo largo, valora si podrás dedicarle todo el tiempo y el gasto necesarios para tenerlo en perfectas condiciones; si la respuesta es negativa, nuestra recomendación es que elijas un gato de pelo corto, de raza o no, aunque esto no te librará de darle unos cuidados mínimos, aunque requieran menos esfuerzo que en los gatos de pelo largo.

Tampoco se debe obviar que no hay pelo sano si la piel no lo está, por lo que todos los cuidados deben ser los óptimos: alimentación, cuidados veterinarios e higiene.