En ocasiones encontramos conejos con garrapatas (generalmente se trata de una especie de garrapata llamada Haemaphysalis leporis-palustris), aunque no es muy habitual.

En casi todos los casos se trata de animales rescatados de la calle, es raro ver garrapatas en un conejo que vive en casa desde hace años, a menos que tenga acceso al exterior o conviva con otra mascota que tenga una infestación notable.

Es importante destacar que no todos los productos que se emplean para el control de garrapatas en otras mascotas (perros y gatos) son seguros para su uso en conejos; debiendo tener especial cuidado en no utilizar fipronilo, muy tóxico en conejos.

Las garrapatas en conejos pueden transmitir enfermedades como la mixomatosis, papilomatosis o tularemia y pueden ser también fuente de infección para las personas y otros animales, es decir, es importante tratar las garrapatas adecuadamente y vigilar si en el conejo aparecen síntomas compatibles con alguna enfermedad que hayan podido transmitir, además de vacunar de la mixomatosis de forma preventiva y observar si están presentes en nosotros mismos o los en animales que cohabitan con el conejo.