Se llama Sake Ieneka y es grafitero y muralista desde hace más de 15 años. Aunque en alguna ocasión ha trabajado con temática animal, el mural que ha elaborado en Baena le ha permitido traspasar las fronteras nacionales y provocar una ola de interés sobre su obra. En un pequeño muro de la localidad cordobesa, Sake realizó un mural en el que el protagonista es un galgo. Su objetivo era claro: concienciar sobre la adopción de esta raza canina y visibilizar la situación de abandono que padecen estos animales.

“El muro está situado en el parque del pueblo y sabía que no se iba a pintar nada, así que quise buscar una temática que estuviera relacionada con todo lo que rodea a esta pared”, explica el grafitero, que asegura que desde un primer momento pensó en hacerlo sobre los galgos. “Es una raza que en Andalucía está muy maltratada, tanto por el tema de la caza como por el abandono. Sufre el estigma dentro de la sociedad y sólo desde la concienciación podemos hacer algo”, argumenta.

 

Grafiti de Galgo
El señor que está admirando su obra es el abuelo del artista

 

Por ello, además de la figura del galgo, el grafitero dibujó en el collar del can la palabra “ADOPTA” para que, “además de llamar la atención de los más pequeños, puedan ver que hay una intención en el mural y, así, cambiarles el chip”.

A raíz de la difusión en su Facebook, ha recibido propuestas para hacer este tipo de murales en otras ciudades y municipios. Estas proposiciones le han llegado a través de diferentes protectoras, que han visto en su trabajo una manera de visibilizar su acción y conseguir más apoyo económico. Es así como ha creado el proyecto Adopta, que le llevará a realizar murales de carácter realista y con un claro mensaje para favorecer la adopción, el respeto hacia los animales, todo ello a través del arte.

 

Autora: Alejandra Luque                                  Fuente: Cordopolis.es