Galgos del Sur rescata a ocho galgos más de la perrera de Córdoba

Galgos del Sur rescata a ocho galgos más de la perrera de Córdoba

Galgos del Sur ha rescatado a 8 galgos más de la perrera municipal de Córdoba, que fueron abandonados por los propios galgueros y cazadores por dejar de ser útiles como herramientas de caza una vez finalizada la temporada. Estos ocho galgos se unen a los 13 que ya fueron rescatados del mismo lugar el pasado 1 de febrero y 4 más en días anteriores sólo de la misma perrera. En lo que va de año, desde el 1 de enero, Galgos del Sur lleva rescatados 61 galgos, una situación insostenible que se repite cada año y que provoca que el refugio está colapsado por perros de caza, en su mayoría galgos, pero también de otras razas utilizadas para la caza, principalmente podencos.

La mayoría de los perros que rescata Galgos del Sur son abandonados en perreras como las de Córdoba o Lucena, o recogidos directamente de la calle en situación de abandono o atropellados, aunque otros muchos son directamente desechados en las propias instalaciones de la protectora o cedidos por los cazadores.

Sensación de impunidad

Galgos del Sur incide en que “el problema de la cría y el abandono masivo de galgos no tiene fin”. Desde que la protectora comenzó su actividad en 2008, la situación no ha cambiado. Todo lo contrario, incluso se da la circunstancia de que ha aumentado el número de abandonos de perros de caza.

“Los propios galgueros, con la sensación de impunidad que tienen al abandonar a sus animales sin sufrir ninguna consecuencia, y sintiendo el respaldo por parte del Gobierno español y la Junta de Andalucía para continuar utilizando los perros de caza como meras herramientas desechables, siguen criando de forma masiva y descontrolada a estos perros para su posterior abandono cuando ya no sirven”, denuncia Galgos del Sur.

 

Galgos rescatados

 

La protectora de animales no duda en culpar de esta situación a las instituciones, tanto de la administración central como de la autonómica, y considera que su inacción ampara el gran sufrimiento al que miles de perros son sometidos cada año en nuestro país.

“Es inaceptable que se permita y fomente una actividad que condena a miles de perros de caza a una vida de maltrato y a ser abandonados a su suerte cuando ya no pueden seguir siendo explotados. Solo una pequeña parte de ellos tienen la fortuna de acabar en una protectora de animales y ser adoptados por una familia que les dé, por fin, amor y un hogar. La mayoría no conocen nunca esa otra vida y acaban encontrando la muerte, ya sea atropellados, por inanición o directamente sacrificados”, lamenta la organización.

Desde Galgos del Sur llevan años reclamando la prohibición de la caza con perros y las rehalas como única solución al problema, lo cual situaría a España a la altura del resto de países de la Unión Europea, donde esta práctica está prohibida.