Una minuciosa exploración de nuestra serpiente en consulta puede dar muchos datos sobre su salud. Aunque algunos de vosotros podáis llegar a pensar que no hay mucho que explorar… ¡todo lo contrario! Vamos a enumerar algunos puntos clave a tener en cuenta:

-Se puede hacer una palpación por la parte ventral de todo el cuerpo de la serpiente. Si es de gran tamaño debemos hacerlo suavemente y con paciencia porque la musculatura en esa zona es muy potente y “si se pone tensa” no podremos explorarla bien. Con esta palpación podemos notar masas, por ejemplo en casos de criptosporidiosis, tumores, estreñimiento, abscesos,etc.

 

Serpiente

 

-Observamos la integridad de las escamas, por ejemplo unas escamas con restos de muda y/o la piel arrugada pueden indicar deshidratación, adelgazamiento o enfermedades que producen retención de muda como la acariasis.

 

Serpiente

 

-Los ojos no tienen párpados pero están cubiertos por una escama especial (espéculo) que hay que explorar detenidamente. Por ejemplo, si el espéculo no muda correctamente pueden producirse infecciones en los ojos.

 

 

-La boca suele ser fácil de explorar con instrumental básico, además se visualiza fácilmente la glotis y la primera porción de la tráquea. Podemos observar mucosidad en casos de neumonía, lesiones purulentas en casos de estomatitis, etc.

 

 

-La cloaca se puede explorar ejerciendo un poco de presión para visualizar la mucosa y, en machos, parte de los hemipenes. Podemos ver prolapsos, traumatismos, etc.

 

Toda esta información puede indicarnos un problema de salud y tener que realizar pruebas complementarias como, por ejemplo, un análisis de sangre. Al final, ni las serpientes se libran del pinchazo 💉😜

 

Autor: Miguel Gallego                                 Web: Centro Veterinario Madrid Exóticos