Con la entrada en vigor del segundo estado de alarma el pasado 25 de octubre y el establecimiento de toques de queda, los animales quedaron desamparados una vez más. El Gobierno se limitó a dejar todo en mano de los gobiernos autonómicos, y la mayoría de las comunidades, por su parte, no contemplaron como excepción la atención y el cuidado de animales. Desde PACMA enviamos un escrito al Gobierno de PSOE y Podemos para que garantizase el cuidado de los animales, pero sin resultado.

Ahora, con el endurecimiento de los toques de queda por parte de los distintos gobiernos autonómicos, la situación de los animales es aún peor, y la utilidad de la Dirección General de Derechos de los Animales brilla por su ausencia. Es inadmisible que, casi un año después del comienzo de la pandemia y del primer estado de alarma, el Gobierno siga sin tener en cuenta a los animales. La mayor parte de la sociedad vive con animales, muchas personas cuidan colonias felinas o son voluntarias en protectoras… y están esperando a que hagan algo, de una vez.

 

Perro y gato

Una vez más, los animales son los más olvidados

Muchas personas que se encargan del cuidado de colonias felinas no pueden hacerlo antes por incompatibilidad con sus horarios; además, por motivos de seguridad de los animales, estas labores de alimentación, cuidado y captura para su esterilización suelen hacerse en el horario nocturno y, recalcamos, con todas las medidas de seguridad. Al no establecerse el cuidado de animales como excepción, se dificulta una labor importantísima que, por otra parte, debería corresponder a la administración pública y que la llevan a cabo personas voluntarias de forma altruista.

Además de esto, muchas personas con horarios laborales incompatibles con los toques de queda se encuentran con que no pueden pasear a sus perros, llegando incluso a ser multados por ello, siendo algo que resulta imprescindible para el bienestar de estos animales.

En la mayoría de comunidades no se ha especificado nada al respecto; algunas, como Andalucía, interpretan que pasear a nuestros perros puede considerarse «causa de fuerza mayor», pero no especifican nada acerca del cuidado de colonias. Otras, como Euskadi y Castilla y León, aclararon que salir con los perros no estaba permitido durante el toque de queda.

Varias comunidades han adelantado, o pretenden adelantar, el toque de queda a las 20.00; para las personas que cuidan colonias felinas es imposible realizar las labores necesarias con la debida seguridad para los animales. Si ya era complicado poder atenderlos debidamente con un toque de queda a las 23.00 o a las 00.00, con las nuevas restricciones a las 20.00 o a las 22.00 se torna casi imposible.

Los gobiernos autonómicos deben garantizar el cuidado de los animales

Una vez más, el Gobierno deja a los animales completamente desamparados, y las comunidades autónomas se olvidan de ellos. Desde PACMA, ante la inacción del Gobierno, instamos a los gobiernos autonómicos a que contemplen como excepción a las restricciones la atención y el cuidado de animales.

No pueden ser, una vez más, los eternos ignorados, víctimas de la inacción de las administraciones.

Fuente: Pacma