Juan Gancedo y Keko

 

 

 

 

Hoy entrevistamos a Juan Gancedo, Policía Nacional, que trabaja en una de las zonas más inhóspitas de Madrid: la Cañada Real. Para quien no conozca éste lugar podemos decirle que es una de los puntos más conflictivos de la capital: uno de los llamados supermercados de la droga, aunque también se pueden encontrar armas, animales en venta y para competir, en fin todo lo que pueda comprar el dinero.

 

Sí quieres escuchar la entrevista completa puedes hacerlo aquí:

 

Ir a descargar

¿Cómo empezaste a involucrarte en el salvamento de perros?

Hace seis años vi en una red social un perro llamado «Huesitos» que buscaba una casa de acogida, no hace falta echar mucha imaginación para saber como estaba el pobre animal. La verdad que al principio si que tuve un poco de miedo porque yo tenía otro perro, vivía en un lugar no demasiado grande y no sabía como se iban a llevar entre los dos, pero al final todo resultó bien. Cada vez me fui involucrando más a través de las redes sociales y fui consciente de  como estaba todo el tema del abandono y del maltrato animal. A partir de ahí fui colaborando con varias asociaciones, primero con los perros de la policía, y posteriormente con los perros abandonados y salvados de las peleas.

 

¿Qué haces con los animales que rescatas? ¿Quién te ayuda a colocarlos?

Me ayudan varias asociaciones en Madrid, especialistas en diferentes razas de perros, desde las de «perros potencialmente peligrosas» hasta los galgos, nórdicos y demás. Yo siempre digo que rescatar un animal es lo fácil, lo realmente complicado es la infraestructura que hay detrás del rescate, como gestionar y dar en adopción a esos perros.

 

¿Qué supone para un animal vivir en la Cañada Real?

Estar allí, es un infierno, los perros viven encadenados, con constantes palizas, no les dan agua en días, ni comida, no andan… A los animales lo que les salva de malvivir allí, es que no conocen otra cosa: un perro puede llegar a querer hasta sus últimos días de vida a su maltratador. No se dan cuenta de como es su vida hasta que los rescatan y ven que hay otra vida, donde hay cariño, cuidados por parte de otros seres humanos.

 

Respecto a los pájaros de jaula, sólo sirven para criar. Si se crían cien especímenes y de ese sólo vale uno, la vida de los noventa y nueve restantes no tiene ningún valor.

 

¿Qué más animales te sueles encontrar en allí?

Lo que más hay son perros, gatos, pájaros de canto y gallos de pelea. Yo siempre he recogido perros, pero también en alguna otra asociación he colaborado y se han sacado dos cabras y un poni.

 

¿Existe alguna formula para sensibilizar sobre los animales de la Cañada Real?

Desde mi punto de vista y mi experiencia, no hay manera de empatizar con esta gente por varios motivos esencialmente porque no les importa los animales, para ellos sólo es un negocio, del cual se lucran muchísimo por lo que mueve la la cría incontrolada de perros. Te pongo un ejemplo, imagina que tú quieres un bichón maltés;  éste perro en el mercado se vende por 800€ pero tú lo vas a conseguir por 300 €. La persona que lo compra sólo sabe que quiere un «bichón maltés» y que se va «ahorrar», 500€, si los padres del animal están bien o no, o si son hermanos, si cumplen con las vacunaciones, les da igual.

 

¿Crees en la castración obligatoria?

A día de hoy, creo la castración es necesaria sobretodo en ciertas razas de perro que por desgracia tenemos numerosos ejemplares. De este modo acabaríamos con el abandono que sufren atajando mediante ésta práctica el problema de que esos animales se reproduzcan. Por eso es fundamental la castración obligatoria, al animal no le pasa nada, está demostrado que siguen siendo igual de felices.

Por desgracia las leyes son las que son, por eso hay que vigilar muy cerca este mercado de segunda mano,  la cría ilegal, los «juntaperros», así que si castramos o esterilizamos por ley, tocaremos un pilón muy importante y fundamental dentro de la protección animal.

 

¿Qué opinas de la actual Ley de Protección Animal?

Partiendo de la base de que la gente a la hora de tener un animal de compañía solo busca que su estética y apariencia sea la más atractiva posible, yo haría una ley para que cualquier persona que quiera tener un animal, bien de adopción o de compra,  tenga que pasar unas pruebas para saber si ese animal es compatible con ese individuo, es decir, debería hacer un examen de compatibilidad, porque puede que esa mascota no sea la más indicada por tu trabajo, por tu vida o simplemente por tu forma de ser.

Dicho lo anterior, la ley que actualmente tenemos, es muy incompleta, «matar hoy en día saliendo gratuito en la mayoría de los casos».  La pena debe de ser acorde al daño, y no ser irrisoria. Sí la pena a cumplir son menos de dos años, no vas a la cárcel y la inhabilitación de no tener animales en determinados casos es absurda. Por ejemplo como ha ocurrido hace poco tiempo, se ha juzgado a un individuo por arrastrar a un animal con un vehículo, otro por darle hachazos… en éstos casos no deberían dejarle tener a su cargo ni tan siquiera una planta.

En Madrid administrativamente si que hay una herramienta para sancionar bien, pero ahí que saber interpretar bien la ley, y también hay que dar con jueces que sepan de Leyes Animales porque no tienen mucha experiencia en éstos casos.

 

¿Crees que vamos por el «buen camino» en Bienestar Animal?

Rescate en la Cañada Real
Rescate en la Cañada Real

Vamos muy despacio, por el camino adecuado pero el problema que tenemos en España de abandono y malos tratos es muy grave, no es problema de cuatro locos de los perros o de los gatos como a veces se quiere hacer ver, es un problema real y parece que lo ve todo el mundo en Europa, menos nosotros en España. Para los políticos no es un tema de preferencia, sin menospreciar por supuesto otros asuntos graves que hay, pero sólo habría que darle la importancia que tiene. Actualmente la ley contempla a los animales todavía como «cosas» en vez de como «seres vivos».

Hay un dicho que expresa muy bien el gran problema que tenemos con el abandono, aunque no es verdadero al cien por cien, si que es para tener en cuenta, es el siguiente:

«Sí un policía te para por la calle por llevar el perro suelto dile que lo ibas a abandonar, no le digas que lo llevabas suelto,  porque la sanción por abandono va a ser menor que por llevar al animal sin atar». Es vergonzoso pero es la realidad.

 

¿Hay algún protocolo de la policía para éstos casos?

En teoría si hay un protocolo, pero más que el «querer» es el «poder» porque las policías locales y las administraciones tienen una manera de trabajar que ya está estipulada, que es coger el animal, llevarlo al Centro de Protección, etc. Ahora bien imagina que vamos al Centro de Protección Animal de Madrid, actualmente  se encuentra totalmente copado de animales en espera de ser adoptados siendo  el ochenta por ciento de los perros de razas «potencialmente peligrosos», ¿qué hacemos?

Dentro de la Policía Nacional la idea es que se cree un protocolo también de actuación frente al tema del maltrato porque es un «delito grave».

 

¿Cómo se puede ayudar en lo que haces?

El problema que tenemos es que cuando rescatamos necesitamos ayuda a nivel económico. Por otro lado también necesitamos que se conozca ésta causa principalmente haciendo difusión de ella y que se sea consciente y se incida en lo que hacen las administraciones públicas por éste problema, que deja mucho que desear.

Sí quieres colaborar con Juan, lo puedes hacer aquí 

 

También deciros que se está llevando a cabo una recogida de firmas para ayudar a los animales de la Cañada Real, ya que sus «dueños» van a ser realojados, pero para los animales no hay un plan B. Os rogamos que firméis ésta petición.

 

Por: Antonia Villalba