Con la entrada del buen tiempo, el cielo se torna más azul, el sol brilla con fuerza, el calor empieza a hacerse eco de la estación y por fin en menos de lo que nos damos cuenta entramos en el verano. Salidas, viajes, excursiones son de lo más frecuente en esta época del año, pero hay que tener cuidado con algunas enfermedades que son más habituales durante el estío. En este artículo te las contamos.

 

Perro verano

 

Como afecta el verano a nuestro perro

Una vez que hemos pasado por la primavera y que nuestro peludo ha tirado su mayor parte del pelo de invierno habrá quedado una capa de pelo menos tupida que vigilaremos para que ningún incordioso huésped viva a costa de nuestro perro. En el verano tenemos que estar más atentos, si cabe, a los parásitos externos, o garrapatas y pulgas pueden querer hacer su buffet libre en nuestra mascota, así que hay que revisar a nuestro can regularmente. Para ayudarnos contamos con productos específicos tales como collares antiparasitarios, pipetas, sprays complementarios etc. para mantener a raya a estos indeseables insectos.

 

Basset Hound

 

Enfermedades más propensas en el verano

Hay algunas enfermedades que son más proclives a darse en este tiempo de calor. Estas son:

Otitis

A los perros les encanta bañarse en el verano.Si tienes un golden retriever, labrador, perro de aguas, basset-hound o cualquier otro perro que le guste el agua, mucho cuidado con las otitis y los baños. Puedes consultar este blog para tener más información. Sí sus oídos no se secan bien y acumulan humedad es el caldo perfecto para que proliferen las bacterias encargadas de producir esta inflamación tan molesta. Tu perro se rascará las orejas, ladeará la cabeza y gemirá mientras lleva a cabo estas acciones. También pueden olerle mal los oídos; si cualquiera de esos síntomas suceden deberás ir a tu veterinario de referencia para que le ponga el tratamiento adecuado.

 

Golden retriever

 

Infecciones de vejiga o cistitis

Son más comunes en las hembras. Cuando las bacterias ascienden desde el exterior por las vías urinarias y causan una infección en la vejiga se produce la cistitis. Es fácil reconocerla porque nuestra «peluda» llorará al hacer pis y se sentirá muy molesta e inquieta. Miccionará en pequeñas cantidades y se lamerá los genitales continuamente. Es probable que vaya soltando gotitas sin darse cuenta que serán de diferente color al que normalmente estamos acostumbrados. También puede contener pequeños restos de sangre.  La cistitis puede encerrar otra serie de problemas por eso es importante que acudas a tu veterinario para descartarlas. Es imprescindible que tu perro tenga agua fresca a su disposición para que beba mucho.

 

Espigas

Perro observador

 

Las espigas son muy peligrosas en los perros. Se enganchan sobre todo en los perros de pelo largo de tipo pastor alemán, border collie, pastor catalán, etc. La punta de las espigas se clavan en los peludos y su peligro reside en que van escalando por su cuerpo con movimiento en zig-zag. Es frecuente encontrarlas en las patas entre los dedos, en el hocico, en las orejas y en los ojos. El perro al sentirse incómodo se empieza a rascar, lamer llegando a hacerse verdaderas heridas. Con está acción la espiga se va introduciendo más y más en su cuerpo. En el caso del ojo puede llegar incluso a perderlo, así podéis imaginar lo realmente peligrosas que son. Es imprescindible revisar si se ha estado en un sitio con espigas a nuestro perro, así como cepillarle después de la revisión exhaustiva que le hagamos, poniendo especial cuidado a las axilas, los espacios interdigitales, las orejas etc. En el caso de que tengamos la sospecha de que tiene una espiga acude lo antes posible a tu centro veterinario.

 

Golpe de calor

El golpe de calor es extremadamente peligroso para lo perros.  Implica una repentina subida de su temperatura corporal que puede provocar un colapso y, en consecuencia, la muerte del peludo. Estos son los síntomas de un golpe de calor: cuando el can realiza un jadeo excesivo, respira con dificultad, pierde el equilibrio, tiene las mucosas o encías de color azulado debido a la falta de oxigenación, muestra taquicardia, tiene vómitos o diarreas, o pérdida de conocimiento. Lo más importante es bajar la temperatura del perro cuánto antes y para ello lo mojaremos con agua ni fría ni caliente, del tiempo, hasta que vaya recuperando su temperatura. No poner hielo. Intentaremos que beba despacio y saldremos urgentemente al veterinario, su vida depende de la atención médica que reciba.

 

Autora: Antonia Villalba