Enfermedades dentales en perros y gatos

Enfermedades dentales en perros y gatos

Al igual que en los humanos, nuestros peludines y bigotudos también tienen problemas dentales, por lo que tenemos que estar atentos a ello. Aunque si quieres aprender sobre este y otros temas relacionados con la salud de nuestras mascotas también puedes optar por un curso de auxiliar veterinaria

En este artículo vamos a ver las enfermedades que pueden surgir en perros y gatos.

 

Diferencia entre sarro y placa dental

La placa dental es una sustancia que se forma entre los dientes. Durante la masticación los restos de alimentos, saliva y las bacterias bucales se depositan entre ellos. El sarro es la placa bacteriana endurecida sobre los dientes. Cuando esta película se calcifica toma un color amarillo o marrón. Es muy fácil distinguirla en los dientes.

 

Estado dental – Infografía ofrecida por Arion

 

Enfermedades dentales

Las enfermedades dentales en perros o gatos empiezan a los dos o tres años de edad. Según estudios de investigación hasta un 80% de los perros y un 70% de los gatos tienen algún tipo de enfermedad periodontal. Hay que señalar que los perros pequeños denominados como miniatura o «de bolsillo» son especialmente susceptibles, así como los perros de hocico chato (braquicéfalos).

Sarro

El sarro puede provocar problemas de salud en nuestros perros y gatos. Al depositarse, cerca de las encías, puede provocar inflamación y retracción, más conocido como gingivitis y retracción gingival. También produce mal aliento.

Gingivitis

Tras el sarro, las encías pueden empezar a inflamarse, separándose poco a poco de los dientes e infectando su raíz. Ese espacio a su vez va a ser ocupado por una nueva placa. Esto se conoce como gingivitis, de no tratarse correctamente y a tiempo, iremos encaminados a una enfermedad periodontal.

Periodontitis

El siguiente estado es la periodontitis. Puede resultar muy doloroso para el animal, ya que esos tejidos que envuelven a los dientes quedan afectados, así como los huesos de las mandíbulas. También se pueden producir sangrados en las encías y si no se le pone remedio lo más probable es que pierda piezas dentales. Nuestro peludo puede dejar de comer porque la ingesta de comida al masticar le resulta dolorosa, lo que a su vez produce una pérdida de peso notable. En los casos más graves, sin tratar puede haber abscesos periodontales y bacteriemia (bacterias en la sangre). Esto puede conducir a una infección grave en el hígado, pulmones o corazón y dar cuadros graves en estos órganos. No es extraño encontrar animales que sufren inflamaciones cardíacas (endocarditis o pericarditis) o alteraciones renales por esto.

 

Detección y prevención de enfermedades dentales

Estas son algunas señales que hacen que pasar por la consulta veterinaria sea totalmente necesario, para que el profesional evalué el estado del animal:

  • Mal aliento: la halitosis es uno de los indicadores más significativos de que hay algo en la boca de tu perro o gato que no va bien.
  • Pérdida de apetito: si tu peludín o bigotudo es un buen comedor y de repente deja de comer, puede que estén sufriendo alguna patología relacionada con la cavidad oral o dental
  • Salivación abundante: puede ser varias enfermedades, pero entre ellas puede haber alguna patología en las glándulas salivares u otros problemas bucales.
  • Enrojecimiento de las encías: las encías tienden a degenerarse
  • Problemas o dolor al tragar: nadie mejor que tú para interpretar las señales que te muestra tu perro o gato cuando come.

 

¿Cómo prevenir las enfermedades dentales en tu perro o gato?

 

Boca sana en perros

 

Una vez al año (por lo menos) tienen que pasar para un chequeo en la clínica veterinaria. Si hay algo extraño el veterinario te pondrá al día. Aun así podemos ayudar a prevenir estas enfermedades con pequeños gestos como estos :

  • Cepillado dental con pasta específica para perros y gatos, esto suele resultar estupendo si se acostumbra a la mascota desde pequeño como un juego. NUNCA utilizar pasta de dientes de humanos, puede resultar muy perjudicial.
  • Juguetes dentales y mordedores específicos: ayudan a prevenir la placa
  • Evita dar sobras caseras a tu perro o gato (sobre todo dulces, pan y pasta por los hidratos de carbono fermentables que contienen)

Así que ya sabéis tan importante es la higiene dental en humanos como en tu perro o gato. Con una boca saludable tu mascota vivirá una vida saludable y de calidad.

 

Autora: Antonia Villalba