El Refugio es una asociación sin ánimo de lucro, legalmente constituida , cuyo objetivo principal es denunciar el abandono y maltrato de los animales, promover la defensa de los mismos y gestionar su Centro de Adopción,cuyas instalaciones se encuentran ubicadas en la sierra al norte de Madrid. Se trata de una asociación totalmente independiente cuya única fuente de financiación son las cuotas de los socios con los que cuenta y los donativos que recibe.
 El Refugio considera fundamental la atención al problema de los animales abandonados. Cada año son miles los animales abandonados en nuestras ciudades, la mayoría de los abandonos se producen en época de vacaciones, cuando las familias que tienen una mascota y no saben que hacer con ella optan por abandonarla a su suerte. Lo más triste de todo es que este número de abandonos no disminuye sino que por el contrario aumenta año tras año y, desgraciadamente es tal la situación de impunidad con que cuentan, en general, las personas que abandonan o maltratan a un animal, que ello no les impide volver a recaer en la misma conducta. Si bien, en la actualidad la legislación autonómica es la que más vela por la protección de los animales de compañía, no existe ninguna ley de protección animal a nivel nacional y, por desgracia, el incumplimiento de las leyes y reglamentos queda casi siempre impune.
El funcionamiento de  El Refugio se basa en el cumplimiento de la Ley de Protección Animal de la Comunidad de Madrid, extendiendo indefinidamente los plazos mínimos de estancia fijados por dicha Ley para los animales recogidos.Los perros son mantenidos hasta la aparición de sus dueños o hasta su adopción por personas responsables, que serán objeto de un seguimiento por parte de los miembros de la Asociación.
El Refugio cuenta con un Centro de Adopción Animal donde alberga perros abandonados. Este Centro se creó en 1996, como respuesta a la deficiente atención que recibía el elevado número de animales que se abandonan en nuestras comunidades. Las instalaciones donde nos encontramos, contradictoriamente, fueron en el pasado una granja dedicada a la cría de visones.Hoy en día, nuestro Centro cuenta con 3 naves construidas que se hallan divididas en casetas que cuentan con una parte interior resguardada y otra parte exterior con patio. También se han construído 2 almacenes, una oficina, una zona de cuarentena y una zona de hospitalización.
Los perros que llegan a  El Refugio reciben alimentación, ejercicio, los cuidados higiénicos y sanitarios necesarios. Ningún perro es sacrificado,excepto por razones humanitarias, es decir, que sufran enfermedades terminales, malformaciones congénitas que impidan un desarrollo y vida normales o, aquéllos que hayan sufrido accidentes graves y no tengan posibilidad de curación. Sólo en estos casos son sacrificados sin sufrimiento para el animal y siempre según criterio veterinario.

En nuestro albergue
 todos los animales tienen asegurada su vida y su futuro, pero lo ideal para ellos es encontrar una familia que los acoja y poder contar con una segunda oportunidad. Anualmente se recogen y mantienen en nuestro Centro, centenares de animales, para muchos de ellos conseguimos encontrar un nuevo hogar, pero otros continúan con nosotros año tras año. Por ello, queremos animar desde aquí a todas aquellas personas sensibilizadas con el problema del abandono, para que nos ayuden a fomentar la posibilidad de la adopción de un animal abandonado, como primera opción a considerar a la hora de adquirir un animal de compañía.

El Refugio, promueve además otras acciones encaminadas a divulgar las disposiciones, tanto de la Ley de Protección Animal de la Comunidad de Madrid, como de las demás Comunidades donde existen leyes de protección animal eintenta concienciar sobre la gravedad de los abandonos y la responsabilidad que implica la tenencia de un animal de compañía.

Para más información: 91 730 36 80

La adopción

Uno de los principales objetivos de El Refugio es que los perros que tenemos recogidos en nuestras instalaciones encuentren cuanto antes un hogar, nuestra pretensión es que su paso por El Refugio sea siempre transitorio. Fomentar las adopciones es algo primordial y nunca dejamos de buscar nuevas vías para conseguirlas.

Del número de adopciones depende en gran medida el buen funcionamiento de cualquier asociación protectora de animales (y nos referimos a verdaderas asociaciones protectoras de animales y no perreras municipales o centros de exterminio, en general, cualquiera que sea su denominación).
Una adopción además de ser la oportunidad que esperan nuestros perros de encontrar un nuevo dueño, es lo que nos permite poder ayudar a otros muchos, ya que, como nuestra capacidad es limitada, la adopción de uno de nuestros perros significa que otro perro abandonado ocupará inmediatamente su lugar.

Cuando alguien se interesa por adoptar a alguno de nuestros amigos, antes de visitarnos siempre informamos sobre las obligaciones y responsabilidades que conlleva el tener un animal de compañía, sobre todo cuando el interesado no ha tenido perro anteriormente.
Nuestro objetivo es fomentar la tenencia responsable de los animales de compañía, ya que la opción de tener o no un perro es una decisión libre pero que ha de ser responsable.
En El Refugio procuramos ser prudentes a la hora de realizar una adopción, poniendo nuestro empeño más en la calidad de la adopción que en la cantidad, pues no tiene sentido ceder un animal en adopción si no se tiene la seguridad de que va a ser cuidado adecuadamente. Siempre dejamos abierta la posibilidad de devolución del perro en caso de que surja cualquier problema, ya que uno de nuestros objetivos es respaldar al animal y garantizar su bienestar de por vida, aún después de haber sido adoptado.En el momento de la adopción,El Refugio repercute al adoptante los gastos veterinarios de desparasitación, vacunación e identificación del perro en concepto de donativo.

Como contrapartida a la entrega de uno de nuestros perros, al adoptante se le pide el D.N.I. y se compromete mediante el contrato de adopción a:
A cumplir las normas de matriculación (identificación y censo) y sanitarias (vacunas, situación higiénica del animal). Así como, en el caso de que no lo estuviera, a esterilizar al animal adoptado a coste de la asociación, en el plazo y clínica indicados a tal fin.
A prestar al animal la asistencia veterinaria precisa, manteniendo bajo este contrato el compromiso de darle un trato adecuado a los sentimientos humanitarios, de no mantenerlo atado o someterlo a cualquier otro tratamiento indebido o contrario a las disposiciones de la Ley de Protección Animal vigente.
A permitir las inspecciones que realice la Asociación El Refugio, la cual se reserva y así lo acepta expresamente el adoptante, la recuperación del animal sin contraprestación alguna si, a juicio de la Junta Directiva de la asociación, no estuviera el animal mantenido en las debidas condiciones de trato y de hábitat, o si no cumpliere el adoptante las obligaciones que le impone la legislación, en cuanto a identificación, censo y normas higiénicas y de hábitat. Teniendo por tanto la Asociación el refugio la reserva de dominio de por vida sobre el animal.
A dar cuenta a la Asociación el refugio del fallecimiento, pérdida o sustracción del animal y sus causas.
A aceptar todas las responsabilidades y obligaciones que impone la tenencia de un animal y a no proceder jamás a su abandono. En este sentido se compromete a devolverlo a la Asociación El Refugio, si motivos insuperables impidiesen al adoptante continuar con la tenencia del animal.
A no ceder el animal a un tercero sin el consentimiento de la Asociación El Refugio.
EN EL CASO DE QUE ESTÉS INTERESADO/A EN ADOPTAR ALGUNO DE NUESTROS PERROS, LLÁMANOS SIEMPRE ANTES DE VENIR PARA PODER ASESORARTE Y ATENDERTE DEBIDAMENTE EN NUESTRO CENTRO DE ADOPCIÓN:
91 730 36 80
Y después de la adopción… el seguimiento
El Refugio, como ya hemos dicho, se reserva el papel de tutelar la existencia del animal entregado en adopción, de por vida.Una vez que es adoptado, el seguimiento tiene por finalidad garantizar que el animal adoptado tiene una existencia digna, y que por lo tanto el adoptante no está incumpliendo las condiciones especificadas en el contrato de adopción.Con el seguimiento además se re-alimenta el proceso de adopción con el objeto de irlo mejorando en calidad.

• En este sentido se observa que el proceso de adaptación de un cachorroes más complicado a la hora de integrarse en una familia, que cuando se trata de un adulto, debido a queaún no ha aprendido las normas de higiene y comportamiento. Si la persona que ha adoptado nunca ha tenido ningún cachorro a su cargo con anterioridad, no sabe cómo anticiparse para evitar “pequeños problemas”.
(Anécdotas: a Linda la dejaron sola en la cocina con la tarta de cumpleaños del hijo de la familia… al final se soplaron las velas pero… sin tarta debajo; a Pepo también lo dejaron solo con toda la colección de discos del dueño a su alcance… tuvieron que hacer de nuevo la colección; aAnselmo, su dueño preocupado nos llamó porque no comía el pienso que le daba, aunque aseguraba que el perro debía tener hambre porque sí comía filetes…)

 Los adultos son ideales si no vas a tener tiempo para la educación de un cachorro, y son mucho más agradecidos.
 Si les das el cariño que una vez perdieron se convierten en incondicionales del dueño.
(La dueña de Kentia de 2 años nos contó cómo las primeras noches se levantaba a lamerle las manos en señal de agradecimiento. Gretel de 3 años no podía vivir sin su dueña, desde que la recogió va tras sus pasos y no la deja ni a sol ni a sombra.)
A través de estas experiencias, y según cual vaya a ser la nueva vida del perro, nosotros podemos aconsejar a los nuevos dueños: ¿va a vivir con niños?, ¿va estar mucho tiempo solo en casa?, ¿va a estar con perros, gatos?, ¿en un jardín?...

El seguimiento es llevado a cabo por voluntarios de El Refugio:
 Un seguimiento comienza con una primera llamadatelefónica. En esta llamada se intenta hablar con el titular de la adopción, y nos identificamos como voluntariosEl Refugio. Preguntamos qué tal está el perro, qué problemas da, si rompe cosas, molesta a los vecinos, nos interesamos por la salud del perro, hábitos, en definitiva nos preocupamos de si están contentos con el perro.
Siempre se pide una foto del perrito para el álbum de adopciones que está a disposición de nuestros socios.

 N
ormalmente se continúan realizando llamadas periódicamente, especialmente durante el primer y segundo año de adopción, que suele ser el período durante el que puede surgir algún problema.No obstante el seguimiento deja al adoptante las puertas abiertas para que acuda a nosotros, poniéndonos a su disposición para asesorar y buscar soluciónante cualquier problema que se plantée en el futuro con su nuevo perro.
Hazte socio

El Refugio es una asociación totalmente independiente y sin ánimo de lucro cuya única fuente de financiación son las cuotas de sus socios y los donativos que recibe.

De las aportaciones que recibimos depende directamente el número de animales a los que podemos ayudar y la labor de divulgación que realizamos.

Si te gustan los animales, si crees que merece la pena luchar por sus derechos, si piensas que aún queda mucho por hacer para que no sean maltratados ni abandonados, COLABORA con El Refugio.

Cada nuevo socio es esencial para nuestra labor.

Como socio de El Refugio:

  • Estarás informado de nuestros actos y campañas.
  • Podrás asistir a la Asamblea Anual de socios.
  • Recibirás en tu domicilio gratuitamente la revista proTG, publicación exclusiva para socios de El Refugio.
  • Tendrás acceso al área privada para socios de nuestro portal con información exclusiva.
  • Te beneficiarás de precios especiales en Programas de adiestramiento y Terapias de modificación de conductas inadecuadas para tu animal de compañía.