Pelvicachromis-kribensis-Taeniatus
Pelvicachromis-kribensis-Taeniatus – Foto propiedad de: www.aquariaveldhuis.nl

Introducción

De los cíclidos provenientes de África, quizás el kribensis sea el más común en acuariofilia, dado que es un cíclido que puede convivir en un acuario comunitario sin problemas aparentes. Aconsejo esta especie, para aquellos principiantes que quieran tener éxito en la reproducción de cíclidos, ya que se trata de uno de los cíclidos más fáciles de reproducir.

Los kribensis (pelvicachromis kribensis o pelvicachromis pulcher) son cíclidos que pueden ser mantenidos en un acuario comunitario (con peces que no sean cíclidos), ya que son muy sociales a no ser cuando críen y defiendan la puesta. Pueden ser mantenidos en acuarios relativamente pequeños, de unos 40 litros de capacidad o incluso menos, pero si queremos mantenerlos bien pongámoslos en un acuario no inferior a los 100 litros.

Biología

Pelvicachromis kribensis, foto cedida por: Erik. D.Olson

Orden: Perciformes
Familia: Cichlidae
Clase: Actinopterygii
Género: Pelvicachromis
Especie: Pelvicachromis kribensis (o pulcher)

 

Como ya se ha dicho, este pequeño cíclido de poco más de 10 cm es originario de la zona este aricana, habitando las cuencas de los ríos Níger, Congo y Nilo, desde el Sur de Nigeria hasta el Camerún. Vive en parejas o en grupos muy reducidos y se alimenta de pequeños crustáceos, insectos y sus larvas.

Alimentación

No es tarea difícil alimentar a los kribensis; incluso desde el primer día ya probarán bocado. Una buena dieta, consistiría en un menú base de escamas artificiales, con un complemento de 3/4 veces a la semana de alimento congelado y/o vivo: larvas rojas, artemia, mysis, krill, cyclops, daphnia, etc. Obviamente cuanta más variedad les ofrezcamos, mejor.

Sexado

No presenta problemas: los machos son mayores, con la aleta dorsal acabada en punta y las hembras, más pequeñitas, con su característica mancha roja en el vientre y su aleta dorsal acabada en forma redondeada y con una mancha negra.

Reproducción
Lo único que necesita este pez es la cáscara de un coco rota (les suele incitar a desovar allí) o una maceta agujereada, donde la hembra pondrá los huevos, pardos rojizos en el techo. Los padres suelen cuidar las crías (pero en muchos casos sólo es la hembra), pero aveces, se da el caso de padres canívales que se comen a sus crías; muchas veces esto ocurre por estresamiento de los padres pero en muchas otras ocasiones este hecho es algo normal, por lo que si esto ocurre, las posteriores puestas, conviene separarlas de los padres a otro acuario. El agua debe estar con un ph de 7.0 (neutra) y unos 26 º.

Otro proceso para reproducirlos, es separar la pareja a un acuario independiente de cría, donde los padres no serán molestados por ningún otro pez.

 

 

Autor: Mateu