Autor:  María Laura  Cometta

El nombre científico del Monstruo de Gila  es Heloderma suspectum, y es uno de los dos únicos lagartos venenosos.

Monstruo de Gila; foto porGerardo Varela CachoDe cuerpo robusto y cabeza muy ancha, posee poderosas mandíbulas y supera los 35 cm. de largo. Su coloración es negra y anaranjada o roja y las escamas dorsales son redondas.

Habita al sur y al oeste de Arizona, llegando hasta el sur de Sonora, México. También se lo encuentra en el extremo sudoriental de California, el sur de Nevada y al sudoeste de Utah y Nuevo México.

Este impresionante reptil viven en regiones rocosas, desérticas o semidesérticas, donde abundan los cactus, arbustos espinosos, yucas y otros arbustos. Utiliza madrigueras abandonadas o excava una propia.
Pasa la mayor parte del día en su refugio y sale al atardecer en busca de alimento. Su dieta se basa en roedores, aves y lagartos más pequeños, así como huevos de cualquier especie. Los ejemplares jóvenes pueden consumir hasta un 50% de su peso en una sola comida.

Monstruo de Gila, foto propiedad de: Blueag9
Monstruo de Gila, foto propiedad de: Blueag9

Se encuentran activos desde marzo hasta noviembre y pueden ser vistos ocasionalmente tomando sol cerca de su madriguera durante el invierno y a principios de la primavera. La hibernación de lleva a cabo entre noviembre y febrero y algunos estiman que pasan el 98% del tiempo en sus refugios subterráneos.

Se sabe poco de su reproducción en estado salvaje. Ponen un promedio de 5 huevos a finales del verano. Los huevos se incuban desde el otoño hasta comienzos de la primavera, siendo éste el único lagarto de Norteamérica cuyos huevos pasan el invierno y nacen el año siguente.

El veneno del monstruo de Gila se produce en unas glándulas ubicadas en la mandíbula inferior y se excreta a través de los dientes. Dicho veneno es considerado como un método de defensa ya que dada la fuerza de sus mandíbulas, es difícil que una presa se le escape. De todos modos, antes de morder suelen resoplar y asumen una posición defensiva.

En cuanto a su situación en la naturaleza, no se encuentra seriamente amenazado, aunque debido al miedo que genera en las poblaciones rurales que habita genera matanzas innecesarias. Desde 1952 se encuentra legalmente protegido y su caza, venta o muerte es ilegal en Arizona.