El gato bengalí, un pequeño leopardo casero

Gato bengalí

El gato bengalí o gato de bengala es una raza felina grande que nos recuerda a la apariencia de un  leopardo por sus manchas. Es un bigotudo fuerte, curioso con una personalidad muy activa. A continuación te damos las claves para conocer a este minileopardo fascinante un poquito mejor.

 

 

 

Origen e Historia del gato bengalí

El gato bengalí tiene sus raíces en un ambicioso proyecto de cría iniciado por Jean Mill en la década de 1960. Hay que recordar que en esta época, era común que las señoras vistieran con abrigos de pieles de leopardo, pantera, tigre … Jean Mill quería acabar con la caza furtiva para con estos animales creyendo que si la gente podía comprar un gato que pareciera un leopardo salvaje, cejaría en su empeño de comprar estas prendas. Así las especies buscadas por cazadores y furtivos para obtener sus pieles no serían asesinadas en la naturaleza.

Así que, el objetivo de Jean Mill fue desarrollar un gato doméstico con la apariencia exótica de un leopardo, pero con un temperamento dócil y adecuado para la convivencia en casa. La Sra. Mill comenzó cruzando gatos domésticos con leopardos asiáticos, específicamente el leopardo de Bengala (Prionailurus bengalensis), de ahí el nombre de la raza.

Inicialmente, los intentos de criar gatos híbridos fueron todo un desafío y, en muchos casos, los cruces no resultaron dar mininos con el temperamento de un felino casero. Sin embargo, con el tiempo y la selección cuidadosa, se lograron gatos con el patrón de pelaje moteado o rayado, pero que tenían un temperamento más parecido al de los bigotudos domésticos. La Asociación Internacional Felina reconoció a los gatos de bengala como raza en 1983.

 

Gato bengalí - Foto propiedad Jerry

 

Apariencia de los gatos bengalíes

El aspecto más distintivo del gato bengalí es su pelaje, que imita el patrón de los leopardos salvajes. Este puede ser moteado, rayado o marmorizado, con una amplia gama de colores que van desde dorado hasta marrón, pasando por tonos rojizos y grises. La textura del pelaje suele ser suave y sedosa, con una capa corta que no requiere un cuidado excesivo.

Además de su pelaje llamativo, los gatos bengalíes tienen un cuerpo musculoso y atlético, con una constitución elegante y ágil. Tienen una cabeza de tamaño mediano con orejas pequeñas y redondeadas, y sus ojos suelen ser grandes y expresivos, con tonos que van desde el verde hasta el amarillo, lo que añade un toque de misterio a su mirada.

 

Personalidad y comportamiento

Los bengalíes son conocidos por ser gatos activos, curiosos e inteligentes. Tienen una energía inagotable y les encanta explorar su entorno en busca de aventuras. Disfrutan con juguetes, así como de participar en actividades que estimulen su mente y cuerpo, como los juegos de búsqueda.

Además de su energía, los bengalíes son gatos muy sociables y afectuosos. Suelen formar fuertes lazos con sus cuidadores y disfrutan de la interacción humana. Algunos bengalíes incluso disfrutan del agua y pueden ser vistos jugando en fuentes o bebederos.

 

Gato bengalí - Foto propiedad de Jerry

 

Cuidados y Necesidades

Como cualquier otra raza de gato, los bengalíes necesitan cuidados básicos como una dieta equilibrada, visita al veterinario como mínimo una vez al año y un ambiente seguro.

Además, los bengalíes son gatos inteligentes que disfrutan con los desafíos mentales. Se recomienda proporcionarles juguetes que estimulen su instinto de caza y juegos que los mantengan mentalmente ocupados.

 

Gato bengalí

 

 

En resumen, el gato bengalí es una raza fascinante que combina la elegancia salvaje de los leopardos con el temperamento cariñoso y juguetón de los gatos domésticos. Son unos compañeros felinos maravillosos llenos de vida que iluminaran tu hogar.

 

Autora: Antonia Villalba

Visitas: 81

Compártelo

infoespecies