El estrés en las aves

El estrés puede afectar negativamente a los pájaros cautivos de diversos modos, tanto física como emocionalmente. He aquí algunas de las formas en las que se manifiesta.

 

Canarios

 

Comportamiento anormal

Cuando los pájaros están estresados, a menudo exhiben comportamientos anormales como picoteo excesivo de plumas o piel, incluso hasta el punto de causarse heridas. Este comportamiento se conoce como picaje. También tienden a balancearse de un lado a otro, así como realizar movimientos repetitivos con la cabeza o el cuerpo. Las aves estresadas pueden gritar constantemente o volverse más agresivos hacia otros pájaros o incluso hacia las personas que los cuidan.

 

Problemas de salud

El estrés prolongado puede debilitar el sistema inmunológico de los pájaros, lo que los hace más susceptibles a enfermedades como infecciones bacterianas, virales o fúngicas. También puede contribuir a problemas digestivos, como diarrea o trastornos gastrointestinales. Además, el estrés crónico puede aumentar el riesgo de problemas respiratorios y cardiovasculares en los pájaros.

 

Jaula pájaro

 

Reducción de la longevidad

El estrés crónico puede acortar la esperanza de vida de los pájaros en cautiverio. El estrés constante puede desgastar el cuerpo del pájaro, haciendo que sea más susceptible a enfermedades y reduciendo su capacidad para recuperarse de ellas.

 

Problemas de reproducción

El estrés puede interferir con el comportamiento reproductivo de los pájaros, lo que lleva a una reducción en la frecuencia de la reproducción o incluso a la interrupción completa de la cría. Las aves estresadas pueden mostrar una menor frecuencia de apareamiento, en la producción de huevos, tener problemas con la incubación y con el cuidado de los polluelos.

 

Problemas de comportamiento social

Los pájaros enjaulados pueden experimentar estrés debido a la falta de interacción social adecuada con otros pájaros o con seres humanos. La ausencia de estímulos sociales puede llevar a problemas de comportamiento social, como la ansiedad por separación cuando se retira a un pájaro de su compañero o grupo social. También pueden volverse más agresivos hacia otros pájaros o hacia las personas debido a la falta de enriquecimiento social en su entorno.

 

 

Para reducir el estrés en los pájaros en jaula, es esencial proporcionar un entorno enriquecido que satisfaga sus necesidades físicas y mentales. Esto incluye ofrecer suficiente espacio para moverse y volar, proporcionar juguetes y actividades que estimulen su mente y fomentar la interacción social positiva tanto con otros pájaros como con los cuidadores humanos. Y por supuesto si es posible, dejarle volar libremente en un lugar vigilado, en la que no tenga ningún tipo de peligro. Además, una dieta equilibrada y atención veterinaria regular son fundamentales para mantener su salud física y emocional.

Visitas: 23

Compártelo

infoespecies